Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las tensiones en los mercados disminuyen

El anuncio de intervención del Banco de España y de los 'ocho grandes' cambió el signo de las bolsas

Las bolsas españolas se recuperaron ayer, tras conocerse que el Banco de España y los ocho grandes bancos privados nacionales estaban dispuestos a intervenir proporcionando liquidez a los mercados de valores. Las subidas fueron importantes, lo mismo que lo han sido las bajas de jornadas anteriores. El dólar parece que ha logrado una cierta estabilidad temporal, a la espera de que se llegue a un acuerdo sobre reducción del déficit presupuestario de Estados Unidos, y el franco francés conoció una de sus peores jornadas, rozando, los límites de fluctuación frente al marco vigentes en el Sistema Monetario Europeo. No obstante, al final de la jornada parecía que la divisa francesa se recuperaba tras las ayudas recibidas por parte de otros países. Las bolsas internacionales siguieron con alzas importantes.

El anuncio de que el Banco de España y los ocho grandes bancos nacionales estaban dispuestos a intervenir en las bolsas españolas para impedir que el nerviosismo siguiera provocando nuevos problemas funcionó de forma tan perfecta ayer que fue innecesario que dicha intervención tuviera lugar. Las bolsas frenaron de forma radical la salida de papel, registrando subidas importantes. Madrid ganó 10,33 puntos; Barcelona, 9,70; Bilbao, 15,75, y Valencia, 13,62, lo que ha supuesto el final ole la cuesta abajo que iniciaron el pasado día 20.

El Banco de España mantuvo, el pasado jueves por la tarde, reuniones y contactos telefónicos con Ios máximos responsables de los ochos grandes bancos nacionales -Central, Banesto, Bilbao, Hispano, Vizcaya, Santander, Popular y Exterior- de cara a instrumentar algún mecanismo que proporcionara la liquidez necesaria al mercado de valores que permitiera la realización de operaciones a los cambios que el propio mercado fuera solicitando.La respuesta de los responsables de estas instituciones fue, según fuentes del banco emisor, completamente positiva y todos estuvieron de acuerdo en la necesidad de proceder a una intervención en el caso de que fuera necesaria porque se trataba "no tanto de frenar una caída, que si era necesaria, debería producirse sino de instrumentar los mecanismos suficientes para que pudiera Funcionar dicho mercado". Los contactos del Banco de España se limitaron a los ocho grandes bancos por la importancia de estas instituciones y porque "bastaba para una acción inmediata como la que se había diseñado".

En realidad, señalan en medios del banco emisor, "el mero conocimiento de que se produjeron dichos contactos parece haber bastado para calmar los ánimos" - incluso que se haya producido un repunte de las cotizaciones en las bolsas que parecen tender a situarse en una zona más acorde con lo que cabría esperar.

Junto a ello se produjeron declaraciones formales del gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, del secretario de Estado de Economía, Guillermo de la Dehesa, y del propio ministro de Economía, Carlos Solchaga, desde Argentina, en apoyo de la situación económica española y de la necesidad de un cambio en la situación de las bolsas.

Mercado a crédito

Al mismo tiempo, la Junta Sindical de la Bolsa de Madrid levantó la suspensión que pesaba sobre el mercado a crédito, con lo que se permite a aquellos inversores que debían prorrogar sus operaciones aliviar la situación en que se encontraban el día anterior, pues de mantenerse la suspensión habrían tenido que cancelar las operaciones y hacer frente a unas pérdidas importantes.

Esta decisión ha llegado tarde para un buen número de inversores que cancelaron sus operaciones intentando anticiparse a una situación que parecía irreversible, y para aquellos que vendieron sus títulos en previsión de una caída importante, lo que ha despertado bastante malestar.

La situación del mercado parece haber entrado en una nueva fase en la que se da por sentado que las cotizaciones no seguirán bajando, lo que puede llevar a excesos de confianza en una situación que, de hecho, no pasa de ser una simple suposición. No conviene olvidar que numerosos inversores han aprovechado esta ligera mejoría para proceder a desprenderse de algunos valores a un precio que no podía ni soñarse el día anterior. La inversión extranjera también ha variado en parte sus órdenes, hasta ese momento vendedoras, aunque al cierre había un poco de todo. La previsión se hace ahora más dificil que nunca, por lo que cabe esperar un periodo de altibajos debido a la pérdida de confianza de los inversores de a pie en un mercado que se ha mostrado excesivamente veleidoso en todos sus aspectos. Las bajas han sido numerosas e importantes, y tardarán en olvidarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1987

Más información

  • Los mercados de valores españoles inician la recuperación