Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS TENSIONES EN LOS MERCADOS DISMINUYEN

El franco francés sufrió ayer fuertes presiones devaluatorias

El franco francés se mostró ayer seriamente tocado por la baja del dólar y la tormenta bursátil. El Banco de Francia intervino masivamente por segundo día, comprando marcos alemanes, para intentar evitar que la paridad se acerque peligrosamente al techo fijado en la última reunión del SME (Sistema Monetario Europeo) en enero de este año. El marco se cotizó ayer en París a 3,3995, y durante algunos momentos a 3,40, a tres céntimos escasos del curso límite que requiere un ajuste del SME.El Banco de Francia aseguró ayer que está "determinado a defender la moneda en el interior de los márgenes existentes del SME". Todos los observadores analizan la actual situación como el momento previo a una posible devaluación del franco. Francia demostraría con ello que sufre en su propia carne, en mayor medida que los otros países, los efectos de la tendencia del dólar a la depreciación. El gobierno conservador, que no desea devaluar antes de mayo de 1988, fecha de las elecciones presidenciales, considera que un reajuste del franco a la baja sería un nuevo golpe político.

La crisis monetaria francesa sucede inmediatamente a la crisis bursátil y viene a acumular sus efectos psicológicos sobre el desgaste producido por la desvalorización de las acciones de las sociedades privatizadas. A pesar de la subida de la bolsa de París ayer en un 4,8%, la mayoría de las acciones de privatizadas siguen todavía con un precio inferior al de la venta pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1987