Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las tensiones en los mercados disminuyen

Barcelona conoció ayer una recuperación moderada

La Bolsa de Barcelona subió ayer 9,70 puntos su índice (base 100 a 1 de enero de 1987) que quedó fijado en 148,38, entre suspiros de alivio y el mismo sentimiento de incredulidad que ha imperado durante toda la semana en el salón de contrataciones. Varios de los valores que el jueves marcaron papel quedaron ayer en posición dinero, debido a una lluvia de órdenes de compra tan inesperada como el frenesí vendedor que se produjo en as jornadas anteriores.La ampliación del límite de variación al 20%, estrenada ayer, no evitó los bloqueos por dinero o papel pero contribuyó al menos a agilizar los corros y a definir las cotizaciones con más claridad, según fuentes bursátiles. Las primeras estimaciones situaban entre 3.000 y 5.000 los millones de pesetas que afluyeron a los corros. Fuentes técnicas atribuyeron a la reinversión de bancos y grandes grupos inversores el cambio de tendencia, discreto pero esperanzador, sobrevenido al término de una semana de caída general y estrepitosa.

La supresión de las operaciones a crédito, estrenada también ayer, fue otro de los factores que según fuentes bursátiles contribuyó a normalizar la situación. Los descubiertos crecientes que en los inversores que utilizan esta vía causan las situaciones cuando está practicado el desembolso y se puede esperar con más calma la recuperación del mercado.

En los distintos corros se valoraron muy positivamente las noticias procedentes de Estados Unidos, acerca de la recuperación de Wall Street y el incremento de la fiscalidad para reducir el déficit.

Los últimos altibajos, sin embargo, han hecho fallar casi sistemáticamente los pronósticos y ningún experto quiso aventurar predicciones concretas para la próxima semana. Las estimaciones de varios agentes apuntan a una época de altas y bajas limitadas dentro de una franja de oscilaciones próxima al nivel actual de cotización.

La recuperación de ayer en Barcelona fue moderada y selectiva. Las órdenes de compra se dirigieron avalores muy concretos, como las eléctricas, que subieron en conjunto, mientras los bancos siguieron a la baja.

En la sesión de ayer Se repitió en varias ocasiones un fenómeno habitual de jornadas recientes: el dinero se agazapa en torno a la mínima cotización posible de los valores, esperando la baja para apurar al máximo los abaratamientos, y no llega a asomar porque el título en liza marca papel antes de llegar al límite de descenso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1987