Un auditorio en un volcán

El arquitecto Picazo Díaz es el autor del proyecto que se construirá en Tenerife

El Ayuntamiento de Arona (Tenerife) construirá un auditorio en el interior del cráter de un volcán, con una capacidad para 2.600 personas, que ha sido diseñado por el arquitecto Jorge Picazo Díaz, como una prolongación del paisaje, con la ayuda del material, picón (ceniza volcánica), que será extraído de la propia montaña para recubrir una estructura integrada en el medio. El proyecto de Picazo, ¡premiado en un concurso convocado por el Ayuntamiento, cuenta con escasos precedentes en el mundo, según la bibliografía especializada.

El proyecto, titulado con el lema Montones, será realizado en un volcán inactivo de 110 metros de altura, conocido con el nombre de Chayofita, en Los Cristianos, barrio de Arona, entre 1988 y 1990, y el ayuntamiento espera poder utilizar las nuevas instalaciones como palacio de festivales en los actos programados centro de una olimpiada deportiva y cultural prevista para 1991. La inversión estimada es de 200 millones de pesetas, y será necesario excavar la base del cráter, de 70 metros sobre el nivel del mar, para introducir bajo tierra un anfiteatro abierto y una sala cubierta, de que consta el auditorio.El complejo ocupa una superficie total de 2.430 metros cuadrados y comprende, además, un recinto para conferencias y exposiciones y una plaza pública encima del teatro cerrado.

En contacto con la pared del cráter se levantará el anfiteatro al aire libre, de diseño clásico romano, con 631) metros cuadrados de superficie y 40 metros de diámetro, cuyas gradas serán alineadas aprovechando el desnivel natural del terreno.

2.600 plazas

El teatro cubierto y contiguo, de 1.800 metros cuadrados, forma otro módulo del mismo grupo arquitectónico, aislado del anterior por un telón metálico corredizo. Ambos espacios, destinados a conciertos, espectáculos y actos masivos, podrán ser utilizados conjunta o separadamente, con una capacidad similar de 1.300 espectadores cada uno que, en total, suman los 2.600 citados al principio.

La sala de exposiciones, ubicada entre el vestíbulo y el escenario techado, puede ser también adaptada de forma polivalente para la celebración de conferencias y pequeñas representaciones, con cabida para 200 personas. En el exterior, la plaza estar á enteramente pavimentada con el picón obtenido de la montaña en la que se aloja el edificio.

La construcción se confunde con el entorno gracias al uso mimético de la piedra, que reviste toda la volumetría, y un acristalamiento acorde que, tanto en el material (metacrilato), como en el color (marrón), evita cualquier impacto en el contexto. Por otra parte, el paisaje estará siempre a la vista. ya que, según la distribución de los espacios vacíos, podrá ser contemplado desde dentro como telón de fondo.

El volcán, elegido desde un principio por los redactores del Plan Parcial de Los Cristianos para este uso, está sembrado de apartamentos en sus Caras exteriores, mientras el interior presenta un aspecto solitario y espacioso, salpicado de vegetación autóctona. Arona es el principal :núcleo turístico de Tenerife y una de las zonas de mayor crecimiento del archipiélago.

Para el arquitecto Picazo Díaz, "la singularidad del paisaje hace que el proyecto suponga un reto de tipo ecológico y arquitectónico, ya que se trata de no estropear el marco natural".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de octubre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50