_
_
_
_

Galicia recupera la normalidad y los evacuados regresan a sus hogares tras el temporal

Galicia va recobrando la normalidad tras 24 horas de temporal de lluvia y viento, que causó cuantiosas pérdidas en toda la comunidad autónoma. Las personas evacuadas por desbordamiento de ríos en Ribadavia, Caldas, Padrón y la comarca de Noya (en este caso, por temor al derrumbe de una presa) regresaron a sus casas en medio de la tristeza producida por los deterioros de sus patrimonios. El presidente de la Xunta, Fernando González Laxe, que visitó los puntos más afectados, prometió "hacer todo lo necesario" para resarcir a los damnificados.

No obstante, las autoridades gallegas decidían a última hora de ayer las medidas a tomar ante el anuncio de otro temporal para mañana de proporciones similares al pasado.

Especialmente dramática resultó la evacuación de 1.500 personas de los ayuntamientos de Noya y Serra de Outes (provincia de La Coruña) llevado a cabo a última hora del jueves ante el temor del derrumbe del embalse Barrie de la Maza, en el río Tambre. Un fallo en las compuertas de regulación del caudal provocó el desbordamiento por coronación de la presa durante la madrugada de ayer. Los vecinos estuvieron desconcertados a causa de las versiones contradictorias acerca del peligro.

Mientras Protección Civil y los alcaldes de las localidades citadas recomendaron la evacuación, la empresa propietaria, Unión-Fenosa, aseguró que no había peligro alguno, al tratarse de una presa construida en hormigón, fuertemente estribada en roca.

Posteriormente, las aguas descendieron a niveles considerados normales y el millar y medio de evacuados tenía previsto regresar a sus casas ayer por la tarde.

A consecuencia del vendaval buena parte de las poblaciones rurales gallegas seguían sin luz. Según la empresa suministradora, Unión-Fenosa, cerca de 2.000 personas trabajan en las reparaciones del tendido eléctrico. Sin embargo, hasta dentro de unos días el servicio no estará completamente restablecido. Por su lado, la Compañía Telefónica aseguró que hoy podrían volverse a conectar todos los teléfonos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las comunicaciones por carretera, salvo algunas locales de la provincia lucense, están abiertas, y el ferrocarril registra el corte en Santiago desde el pasado miércoles. Los tres aeropuertos también han vuelto a su normal funcionamiento.

Las pérdidas, aunque no han sido evaluadas oficialmente, se estiman cuantiosas en la agricultura (viñedos, invernaderos y maizales destruidos, así como gran cantidad de reses muertas), pesca (varias bateas quedaron a la deriva) y en el pequeño comercio en las localidades inundadas por la riada. En Padrón -tal vez el pueblo más afectado de Galicia- sus habitantes están presentando desde ayer en el Ayuntamiento inventarios de pérdidas, acompañados de fotografías, actas notariales o informes de peritos.

Mientras tanto, camiones del Ejército reparten agua potable y víveres a la población. Asimismo, en Pontevedra camiones-aljibes suministran agua en tanto no se restablezca el servicio habitual.

Por otra parte, sigue sin aparecer el marinero de Sansenxo que fue arrastrado por el mar cuando pescaba en la ría de Pontevedra.

Cuatro tripulantes de un yate holandés que durante la noche del jueves lanzaron insistentes llamadas de socorro frente a la costa asturiana fueron recogidos por un buque japonés y un helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) del Ejército del Aire los trasladó ayer hasta La Coruña, donde dos de ellos quedaron hospitalizados.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_