_
_
_
_

"La literatura me produce miedo y respeto", afirma Juan Eslava

El ganador del Premio Planeta no quiere ser un escritor profesional

"No quiero dedicarme profesionalmente a la literatura" afirma Juan Eslava, a quien en la noche del pasado jueves le fue concedido el 36º Premio Planeta de Novela, por su obra En busca del unicornio. Eslava asegura que la literatura le produce "miedo y respeto" y que exige una tensión para la que no cuenta con fortaleza suficiente. No desdeña, sin embargo, acercarse puntualmente a la narrativa, como ha hecho ahora, y espera que le será más fácil ser acogido por los editores tras la obtención del premio.

Más información
El concepto de verdad histórica aplicado a la novela

Hace unos 10 días, Juan Eslava leyó una entrevista hecha a José Manuel Lara, presidente de la editorial Planeta, en la que éste afirmaba que una de las novelas presentadas al premio le gustaba mucho. Era la suya. "Desde ese día he tenido unos nervios horrorosos. Llamé a la editorial y les expliqué que yo era el autor y que no había lo que se hacía en estos casos y me dijeron que ellos no daban información sobre el desarrollo del premio pero que me invitaban a la cena".Supo definitivamente que había ganado unos minutos antes de hacerse público el fallo, tras una escena que le quedará grabada en la memoria: "Los periodistas se iban todos a la mesa donde estaba Fernando Fernán Gómez y, de pronto, se vinieron todos encima de mí. No sabía qué hacer ni qué decir, de verdad. No dije nada porque no podía, no fue altanería ni mala educación, es que estaba aturdido, no podía articular palabra y, aunque esperaba firmemente ganar, no terminaba de creérmelo".

Realista

Juan Eslava es un hombre afable, nada envarado, pese a la imagen que pudiera dar la noche del premio. Nació en Arjona (Jaén), un 7 de marzo de 1948. Está casado y tiene dos hijas. Se licenció en Filología inglesa por la universidad de Granada y, tras ello, estuvo tres años residiendo en Inglaterra, tras los cuales opositó a una cátedra de inglés de enseñanza media. Actualmente enseña lengua inglesa en el Instituto de Bachillerato San Pablo, en Sevilla. Le gustaría poder explicar literatura, "pero hay que ser realista y conformarse con enseñarles el idioma".Realista es su novela. "Es una narración lineal de aventuras", comenta. El punto de partida es la crónica Hechos del Condestable Iranzo, atribuida a Juan de Oliz, "aunque hoy parece poco probable que él fuera realmente su autor". La crónica se cierra dos años antes de la muerte de Oliz y Eslava quiso imaginar que había sido de él en esos dos años de vacío. "Me inventé una expedición a África, en busca del unicornio, para curar los males de impotencia que aquejaban a Enrique IV".

La novela está escrita en primera persona y, pese a la fantasía inicial, Eslava ha mantenido el realismo en la narración, de forma que "el lector sabe que no van a encontrar nada, aunque ellos no lo sepan". También se ha preocupado por la ambientación histórica, que dice haber procurado que sea lo más rigurosa posible, aunque se ha permitido ciertas licencias en el lenguaje para que sea accesible al lector de hoy. Además del interés por los personajes de la novela, Eslava se sintió atraído por las similitudes que dice observar entre aquella época y la nuestra: "Son dos épocas de crisis espiritual, entonces aún había una cultura religiosa medieval dominante, pero ya apuntaba el Renacimiento. Son tiempos muy adecuados para describir los debates del alma humana".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_