Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Tomás Cruz, creador de los premios Sésamo de novela corta

Tomás Cruz, creador de los premios Sésamo de novela corta, falleció ayer en su casa de Madrid a los 70 años de edad a consecuencia de un cáncer cerebral. Cruz era propietario de un local llamado Las Cuevas de Sésamo, en la madrileña calle del Príncipe, que daba nombre a uno de los galardones más prestigiosos del mundo literario español. En 1952 se otorgó el primer premio Sésamo, entonces para obras de teatro en un acto. Años después se convirtió en un premio de pintura y de cuentos, y finalmente en un galardón de novela corta. Alfonso Grosso, Ramón Nieto, Juan Marsé, Antonio Ferrés y Fernando Benzo, el último, fueron algunos de los escritores que obtuvieron el Sésamo. En muchos casos, el Sésamo representó un impulso muy importante para escritores hasta entonces desconocidos.

Nacido en Cuenca, Cruz era licenciado en Derecho y fue voluntario en la aviación republicana, en la que llegó a alcanzar el grado de comandante a una edad muy temprana. Estuvo exiliado en Francia y sufrió cárcel en España entre 1946 y 1949.

En medios literarios se teme por la continuidad del premio, puesto que Cruz era viudo y no tenía hijos, aunque la convocatoria de este año ya había sido hecha por el propio Cruz. El escritor Ramón Nieto, que obtuvo el premio a los 22 años con la novela La cala y gran amigo del fallecido, señaló que era preciso mantener la convocatoria anual del Sésamo, "pero dándole el nombre de Tomás Cruz".

El narrador Antonio Ferrés, premiado por el cuento Cine de barrio, estima que el Sésamo llegó a ser importante porque "era independiente, en aquellos años en que todo estaba mediatizado". Revela Ferrés que el descubrimiento de Las cuevas de Sésamo fue casual: "Su mujer tenía un pequeño local en la calle del Príncipe. Un día, Tomás descubrió que el suelo estaba hueco, y allí instaló un local a imitación de las caves existencialistas del barrio de Saint Germain en París".

La capilla ardiente de Tomás Cruz ha quedado instalada en los servicios funerarios municipales, de donde partirá el cortejo fúnebre a las nueve horas de mañana sábado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 1987