Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sociólogos y semiólogos relacionan moda y cultura en Santander

ENVIADO ESPECIALLa moda relacionada con la cultura y convertida en un canal superficial de transmisiones sociales profundas es una idea que exponen los sociólogos y semiólogos participantes en el curso de la universidad Internacional Menéndez Pelayo Moda y diseño: un desafío cultural, que se celebra estos días en Santander, organizado por el Centro de Promoción de Diseño y Moda del Ministerio de Industria y Energía. La socióloga Cristina Santamarina, una de las participantes en el curso, argumentó que "la idea de moda lo invade todo".

Según el semiólogo francés Michel Maffesoli, "la sociedad ha dejado de ser moderna para convertirse en posmoderna, porque lo iconoclasta se ha transformado en iconofílico, a medida de la imagen, y con una idea de la profundidad que es estar en la superficie. Ésta es una situación propia de nuestra época que se manifiesta en la moda".

Maffesoli dijo que existen dos tendencias sociales explicativas de la posmodernidad: por una parte, la punkalización del mundo, tras haber aparecido un neotribalismo, y, por otra, el que la frivolidad "viene a ser lo más importante de la sociedad; para explicar esto hay que tener en cuenta que el individuo es sustituido por la persona. Como consecuencia, se convierte en algo parecido a la máscara".

La opinión de que para muchos la moda es un fenómeno posmoderno, ya que enuncia como ley inofensiva "el cambio por el cambio, la vuelta insulsa al pasado y la negación del futuro", fue citada por el filósofo Javier Sádaba. Éste se refirió a la moda como fenómeno universal y como forma de necesidad.. "La moda es afirmar que el hombre, de una u otra manera, se entiende a través del juego de vestir y desvestir; pertenece al mundo de la cultura porque la moda es ceremonia o expresión de gustos, de angustias que se liberan, de extensión del propio cuerpo y de comunicación no verbal con los demás", afirmó Javier Sádaba.

El sociólogo Josep Vicent-Marqués dijo que hay una tensión muy fuerte "entre la moda vista como liberación personal y lo que sigue quedando sobre la moda como obligatoriedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de agosto de 1987