Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Pola Negri, estrella del cine mudo

, San Antonio

Pola Negri, estrella del cine mudo, murió el pasado fin de semana en el hospital Bautista del Noreste, en San Antonio (Texas, EE UU), a los 93 años de edad, víctima de una neumonía, según informó su médico, Houston Wade. Nacida en la ciudad polaca de Janowa en 1894, Bárbara Apolonia Mathis-Chalupiec, hija de una aristócrata venida a menos y de un político deportado a Siberia por sus actuaciones revolucionarias, debutó en el cine en 1913, en un corto papel de una modesta producción polaca titulada Amor y pasión, tras haber intervenido en algunas representaciones teatrales.

MÁS INFORMACIÓN

Su belleza extraordinaria y sus dotes interpretativas llamaron la atención del director alemán Max Reinhardt, que la contrató para actuar en Alemania. También trabajó allí con el director austriaco Ernst Lubitsch, que le encomendó el papel principal de su película Los ojos de la momia. Tras esta película, Carmen y Madame Dubarry fueron las producciones que le abrieron las puertas de Hollywood e hicieron su nombre famoso en todo el mundo.Pola Negri alcanzó su máxima celebridad a partir de 1913, por sus actuaciones en películas como Hotel Imperial, La bailarina española, Una noche en Arabia, El gato montés o Confesión, entre más de 20 producciones que despertaron una gran expectación.

La llegada del cine sonoro puso fin a su carrera. La actriz polaca no pudo sobreponerse a las nuevas formas de producción y, desilusionada, regresó a Alemania, donde aún intervino en dos películas, Madame Bovary y Mazurca. De esa época se dice que Adolf Hitler quedó prendado de ella.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial Pola Negri regresó a Estados Unidos, donde actuó esporádicamente en algunas galas y espectáculos, e incluso en una serie de televisión. En 1943 realizó un último intento de regresar al mundo del cine, interpretando un pequeño papel en Hi Diddle DidIe. Su última actuación fue en la película La bahía de las esmeraldas, de Producciones Walt Disney, rodada en 1984. Decepcionada por sus actuaciones en estas películas, Pola Negri se retiró a su finca en San Antonio.

La apasionada y tormentosa vida de Pola Negri está recogida en su autobiografía Memorias de una Estrella, publicada en 1970. En ella cuenta su romance con Rodolfo Valentino, el actor del cine mudo por excelencia, del que dijo: "Lamento haberle encontrado tan tarde. Sólo tuvimos un año de felicidad". La leyenda de Hollywood dice que Valentino susurró el nombre de Pola Negri en el momento de su muerte. Su gran amigo Gilbert Denman comentó que Valentino "fue el gran amor de su vida". También mantuvo un apasionado romance con Charles Chaplin, quien, según la autobiografía de la actriz, lloró cuando ella interrumpió sus relaciones.

Pola Negri contrajo matrimonio con el conde polaco Eugene Domiski, en 1919, y se divorció un año más tarde. En 1927 se casó con el príncipe ruso Serge Mdivani, que murió en un partido de polo en 1936. En 1979 dijo haberse enamorado de Lenin -al que conoció en 1914, en Ginebra-, por el "fulgor de su mirada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de agosto de 1987