Antonio Mercero finaliza a bordo del 'Azor' el rodaje de 'Espérame en el cielo'

La película de Antonio Mercero Espérame en el cielo, que será estrenada a finales de septiembre, se finalizó de rodar en la tarde del pasado martes, en aguas próximas a la ría ferrolana, a bordo del yate Azor, el buque de representación de la Armada en el que Francisco Franco realizaba sus travesías de esparcimiento y que Felipe González utilizó durante sus vacaciones de 1985.

El rodaje, de una duración de siete semanas y media, se ha desarrollado en el palacio de El Pardo, el Valle de los Caídos, el palacio de Oriente, diversas minas de Asturias, las calles de Madrid y el yate Azor. En muchos de estos escenarios -es el caso del yate- era la primera vez que se filmaban escenas para un largometraje. Por ello Mercero considera que su trabajo puede calificarse de "histórico".La cinta, una tragicomedia ambientada en los años cincuenta, narra la historia de Paulino, el doble de Franco, que lucha por defender su identidad personal al tiempo que se apodera de él una contradictoria ansiedad de poder. El papel principal corre a cargo de José Soriano, actor muy popular en Argentina, llegado de Buenos Aires expresamente para el rodaje, quien hubo de engordar 15 kilos a fin de adquirir ' el perfil del dictador. Se da la cirdos por el Ministerio de Cultura para ser devueltos con los prúrteros beneficios de taquilla. El juión es obra de Horacio Valeárcel, colaborador habitual de Mercero, y Román Guberri, siendo la primera ocasión en que la figura del dicta-

Madrid en el Rolls-Royce del jefe del Estado, bajo la vigilancia de agentes de seguridad. Posteriormente se le ordenó que hiciese entrega de un trofeo futbolístico, al tiempo que escuchaba los gritos de 'Tranco, Franco, Franco".dor es tratada en el cine bajo una óptica humorística. Numerosas son las anécdotas ocurridas durante la filmación, como la sorpresa que para el director supuso encontrarse tranquilamente sentadas sobre la mesa y el sillón del despacho personal de Franco a cuatro mujeres de la limpieza que discutían de sus problemas laborales.

La idea de la realización de Espérame en el cielo, título de una de las canciones de Antonio Machín, le rondaba al director ya desde el año 1960, cuando él, a la sazón estudiante de Derecho en Valladolid, escuchó rumores sobre la existencia de un doble de Franco, nunca fehacientemente demostrada aunque se da prácticamente por segura. De hecho, en el transcurso del rodaje Mercero conoció lo ocurrido al actor Julio Bastos, quien, al menos en una ocasión, en medio de la aclamación popular, hubo de recorrer las calles de Madrid en el Rolls-Royce del jefe del Estado, bajo la vigilancia de agentes de seguridad. Posteriormente se le ordenó que hiciese entrega de un trofeo futbolístico, al tiempo que escuchaba los gritos de 'Tranco, Franco, Franco".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50