Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos resalta que España acepte negociar el tránsito de mercancías

El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Abdelatif Filali, destacó ayer el hecho de que Madrid acepte negociar el tránsito de los productos marroquíes a través de España, tras la visita oficial a ese país del ministro español de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, que concluyó el sábado. Fuentes oficiales del Ministerio español de Exteriores en Madrid, señalaron que efectivamente "el Gobierno español está dispuesto a estudiar las condiciones técnicas que permitan cuanto antes cumplir el compromiso comunitario de la libre circulación de mercancías".Dentro de este plan técnico de estudio se enmarca la visita que relizará a Rabat esta semana el ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones, Abel Caballero. En fuentes oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores español se destacó ayer que no hay un plazo fijo para que el libre tránsito sea un hecho, "aunque existe la voluntad" de que sea cuanto antes.

"Estamos dispuestos a estudiar las condiciones técnicas que permitan cuanto antes cumplir el compromiso comunitario del libre tránsito y por ello vamos a iniciar los contactos precisos para estudiar las posibilidades técnicas", dijeron estas fuentes. El compás de espera en torno a la actitud marroquí de permitir o no una prórroga temporal del acuerdo pesquero con España, si como parece probable el 1 de agosto la CE no ha formalizado un nuevo convenio, se mantendrá hasta prácticamente la víspera.

Gesto extraordinario

La decisión final sería, en todo caso, en forma de un gesto extraordinario hacia España por parte de Rabat del que no hay garantía alguna al término de la visita oficial de Fernández Ordóñez, informa desde Rabat Julián Martínez.

Abdelatif Filali en declaraciones a la agencia oficial marroquí MAP, valora la visita como amistosa, "constatando agradablemente" que Madrid acepte en principio el tránsito de los productos marroquíes a través de España. Fuentes oficiales españolas señalaban ayer que ese, no era el objetivo de la visita, pero no ocultaban la trascendencia y el simbolismo que representaría ese gesto marroquí.

En medios marroquíes la corta visita del jefe de la diplomacia española se valoraba ayer, especialmente por su contenido económico y comunitario, relegando el tema de Ceuta y Melilla a un segundo plano. "El terna más sensible de las relaciones bilaterales fue tocado con una discreción muy intencionada", decía ayer el oficioso Almaghrig, en un editorial titulado "la obligación de dialogar".

En medios diplomáticos españoles se reiteraba ayer el carácter secundario que había tenido en este viaje el contencioso de Ceuta y Melilla, abordado brevemente en las conversaciones del ministro con su homólogo y en la audiencia con el rey Hassan II, "sin la crispación ni la acritud de otras ocasiones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de julio de 1987