Los tipos de interés empiezan a descender

El Ministerio de Economía y el Banco de España han empezado a aplicar una cierta reducción de los tipos de interés nominales del dinero para adecuar el rendimiento real a la evolución de la tasa de inflación y porque la evolución del crecimiento monetario parece acercarse a las cotas dibujadas por la Administración. El Banco de España cedió ayer bonos por 38.000 millones de pesetas a siete días a un tipo de interés del 17,5% anual, igual al fijado el día anterior, y el Tesoro repitió el tipo de interés en la subasta de pagarés, el 7,986%. Estos dos hechos permiten augurar, ante la primera subasta de letras del Tesoro a 12 meses de amortización, que el tipo practicado será inferior al que hubiera resultado si la subasta hubiera tenido lugar hace unas semanas.La oferta de dinero para adquirir bonos con pacto de recompra ha sido superior a la que tuvo lugar en la subasta del día anterior y el dinero ofrecido por bancos y cajas para adquirir pagarés superó con mucho el volumen de vencimientos para esta quincena. El total de pagarés sucritos a 18 meses fue de 17.276,5 millones de pesetas, mientras que los vencimientos apenas eran de 300 millones de pesetas.

Todo ello representa, según fuentes del banco emisor, que las expectativas de evolución del precio del dinero a corto plazo son a la baja y que, como señalaba el secretario de Estado de Economía, Guillermo de la Dehesa, posteriormente se traducirán en reducciones del resto de los tipos de interés.

Tipos reales

El mayor control monetario obtenido en el mes de mayo y en lo que va transcurrido de junio, unido al descenso de la tasa de inflación acumulada en el año, obligaban a reducir los tipos de interés practicados en los mercados monetarios para evitar nuevas subidas de los tipos reales, lo que atraería nuevas entradas de capital extranjero, al tiempo que se decide intervenir de forma directa sobre la cantidad de dinero exterior que, con cáracter especulativo, ha venido entrando en los últimos meses.

Fuentes del Banco de España negaron ayer que el descenso de los tipos nominales de interés se debieran a "interferencias políticas" y que, por el contrario, obedecían a causas totalmente objetivas como era el descenso de la tasa de inflación en mayo y el mejor comportamiento de las magnitudes monetarias. Para estas fuentes, la reciente evolución aconseja tomar medidas de reducción de los tipos "aunque pueda ocurrir, lo que no es lógico, que nos equivoquemos y el crecimiento monetario vuelva a desbocarse". En este sentido se señala que, si se está reduciendo el diferencial de precios con los países industrializados, mantener los tipos de interés nominales al mismo nivel no representa otra cosa que aumentar la rentabilidad real y, por tanto, continuar propiciendo la entrada de dinero a corto plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de junio de 1987.

Lo más visto en...

Top 50