Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno suizo, dispuesto a costear las obras de la nueva Pinacoteca de Thyssen

Las autoridades helvéticas se reunieron ayer con los abogados del barón

Las autoridades suizas se reunieron ayer con los abogados de Heinrich von Thyssen para conseguir que la colección de arte del barón se quede allí. Esta es una reunión más de las que vienen realizando ambas partes para llegar a un acuerdo fundamentalmente económico. "Estamos intentando establecer el importe de la ayuda oficial que recibiría Thyssen", dijo ayer Giorgio Giudici, alcalde de Lugano, quien añadió que las autoridades suizas estarían dispuestas a costear en su totalidad las obras de la nueva pinacoteca que el barón Thyssen quiere erigir en Villa Favorita, su casa de Lugano.

Giorgio Giudici se ríe cuando se le pregunta cómo un país rico como Suiza se está pensando tanto la posibilidad de desembolsar los.3.000 millones de pesetas que cuesta la nueva pinacoteca. "El coste de las obras las podría pagar sin problemas el Gobierno suizo, incluso el municipio solamente". dice. "Lo que pasa es que ciertas cosas nos gusta hacerlas sin improvisaciones. En cualquier caso, para nosotros no se trata sólo de una cuestión económica. Nos interesa especialmente la actividad de la pinacoteca". La reunión de ayer se celebro en Zúrich y en ella estuvieron presentes los abogados del ba rón Thyssen y representantes del Gobierno helvético. Giudici, localizado ayer en Lugano, envió a la misma un delegado.La contraofensiva de las autoridades suizas a este respecto se intensificó a raíz de que el barón Thyssen iniciara conversaciones con el Gobierno español a principios del pasado mes de abril con vistas a alojar una importante parte de su colección en el Palacio de Villahermosa (Museo del Prado, Mádrid).- El pasado 1 de mayo tuvo lugar una importante reunión en Lugano a la que asistie ron el barón Hans Heinrich Thyssen Bornemisza; su esposa, Carmen Cervera; el ministro de Interior de la Confederación Helvética, Flavio Cótti; el consejero de Finanzas del cantón suizo italiano de Ticino, Clau dio Generafi, y el alcalde de Lugano, Giorgio Giudici.

Instituciones privadas

Al término de la reunión, la autoridades emitieron un comunicado oficial en el que reconocían la importancia cultural de la colección Thyssen-Borne misza, manifestaban su "vivo interés" en que dicha colección se quede en Lugano y hacían pública la petición que tales autoridades han hecho a diversas entidades e institucione privadas para que cooperen económicamente con Thyssen. La pretensión del barón (véase EL PAÍS del 14 de abril) es que la iniciativa pública costee las obras de la nueva pinacoteca, cuyo presupuesto es de 36 millones de francos suizos (cerca de 3.000 millones de pesetas). Antes del 1 de mayo, el propio presidente de Suiza, Pierre Auhert, se entrevistó en Lugano con el barón, aunque no transcendió nada de este encuentro Según Giudici, la próxima reunión se realizará a finales de este mes. La portavoz oficial de los barones Thysseni anunció esta semana que éstos están de viaje y que no es previsible que haya, por tanto, ninguna novedad respecto al futuro de la co-lección de arte antes de un mes. Dicha portavoz añadió que Hans Heinrich Thyssen y su esposa, Carmen Cervera, no tienen previsto venir a España hasta el mes de julio. En el gabinete de prensa del Ministerio de Cultura español no pudieron informar si había habido algún nuevo contactocon los barones a este respecto.

Concurrencia de intereses

El director general de Bellas Artes, Miguel Satrústegui, que es el que ha llevado personalmente la negociación, no estuvo ayer localizable, pero Luis Gómez Acebo, duque de Badajoz, protector de la colección Thyssen-Bornemisza en España, hizo saber a este periódico que no hay todavía ninguna novedad.Todo parece indicar que la decisión no está ya más que en manos del propio Thyssen, al haber recibido éste ya en abril un amplio pliego de coindiciones por parte del Gobierno español que el aristócrata definió en su momento como "muy ventajosas". De estas condicio nes ha mantenido el Ministerio de Cultura un absoluto secre to.Igualmente, el comunicado de las autoridades suizas emitido el día 1 decía que es el barón el que tiene ahora que "examinar y decidir" sobre los términos en que se está realizando la negociación. "El que haya alguna novedad al respecto no depende ahora más que del señor Thyssen; hablen ustedes con él", dice un portavoz del conse jero de Finanzas del cantón Ticino, Claudio Generafl. "Parece evidente que se ha establecido una importante concurrencia de intereses contrapuestos en tre Estados Unidos [el museo de la fundación Paul Getty está también interesado en la colección], España y Suiza", añadió Giorgio Giudici.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de mayo de 1987