Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sotheby's pone en venta por 50 millones una villa de Comillas hecha por Gaudi

La casa de subastas Sotheby's ha inaugurado su sección inmobiliaria en Madrid poniendo en venta la villa El Capricho, de Antoni Gaudí, situada en la localidad santanderina de Comillas, por el precio de 50 millones de pesetas. Hasta el momento, sólo cuatro clientes -todos ellos españoles- se han interesado por las características del edificio, que necesitaría ser restaurado, según aseguraron ayer en Sotheby's.

El Capricho, obra de Antoni Gaudí, fue declarado monumento histórico-artístico el 24 de julio de 1969, siendo propietaria Pilar Güell y Martos, condesa de Montagut, hermana del marqués de Comillas. Ocho años más tarde, un industrial de Torrelavega con negocios en el sector del mueble, Antonio Díez Wollrath, se hizo con el edificio, vacío en su interior, mediante el pago de 16 millones de pesetas. Ahora, Díez ha firmado con Sotheby's un compromiso de venta de 1,5 años de duración.El Capricho, construido entre los años 1883 y 1885, es un edificio de pequeñas proporciones y con espacios sabiamente organizados. El catálogo del patrimonio histórico y arqueológico de Cantabria, editado hace seis años, pone de relieve que el principal atractivo de la obra de Gaudí radica en la decoración de bandas paralelas con girasoles en relieve, de cerámica polícroma, que recorren horizontalmente toda la construcción. El edificio consta de tres plantas enlazadas entre sí por una escalera de caracol de sección octogonal situada al final del pasillo; la planta baja es la considerada noble.

Nueva dimensión decorativa

En opinión de los expertos, el arquitecto catalán realizó un inteligente y audaz manejo de la luz, utilizándola como elemento ornamental. Valiéndose de un alero de gran vuelo (sostenido por modillones cercanos) creó una zona de luces y sombras y consiguió una nueva dimensión decorativa. En la estructura destacan los muros planos articulados en suaves curvas sin formar nunca aristas en las esquinas, abiertos por multitud de ventanas y balcones de forma y tamaño distintos.Comillas, la llamada villa de los arzobispos, situada en la costa occidental de Cantabria, a 55 kilómetros de la capital, donde se asienta El Capricho, ha sido cuna y sede de aristócratas que mucho tuvieron que ver con los negocios en el Nuevo Mundo. En la localidad existen también otros edificios de estilo neogótico: el panteón del marqués de Comillas, inmediato a El Capricho, y el viejo edificio de la un¡versidad Pontificia.

Según declaró ayer a EL PAÍS Antonio Díez Carmona, hijo del propietario, El Capricho se encuentra en muy aceptable estado de conservación. Una muestra de las obras de Gaudí se ha celebrado recientemente en Nueva York y en ella figuró su construcción de Comillas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1987