Simbólico

En el momento en que los grandes se reúnen para intentar poner un poco de orden en el Sistema Monetario Internacional, Brasil, el primer país deudor del Tercer Mundo, anuncia que suspende por tres meses el pago de los intereses de su deu da exterior. Más alla del carácter subversivo para la comunidad financiera, tal medida revela las fisuras de la gestión concertada del lacerante problema de la deuda del mundo en desarrollo. Por no hablar de su quiebra. Los bancos no pueden aportar soluciones. Pero evidentemente los países ricos sí pueden: los cinco más importantes producen anualmente 10 billones de dólares. Un buen tema de reflexión para los siete. 23 de febrero

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS