Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campaña contra la pena de muerte vigente en Estados Unidos

Amnistía Internacional (Al) denuncia el creciente número de ejecuciones en Estados Unidos en el informe difundido ayer para abrir su campaña contra la pena de muerte en dicho país. Según esa organización, la pena capital es "moralmente indefendible" y la considera como resultado de una "lotería del horror" en la que consideraciones políticas, raciales, sociales o el lugar del crimen "pueden desempeñar un papel más decisivo que las circunstancias del propio delito a la hora de enviar a un acusado a la cámara de ejecución".

En un informe de 80.000 palabras, Al establece un balance de la aplicación de la pena capital en Estados Unidos desde su restauración en 1976, tras una suspensión de nueve años de duración. Señala que en los tres últimos años han sido ejecutados 57 condenados, frente a los 11 de los siete años precedentes. En la actualidad hay 1.788 condenados a muerte en espera de que se cumpla la sentencia.

Según Al, entre los ajusticiados y los que están en capilla hay enfermos mentales y menores de edad. Entre los argumentos esgrimidos a favor de la abolición de la pena capital subraya que al menos 23 personas condenadas por error fueron ejecutadas en EE UU en este siglo.

Al reafirma su oposición a la pena de muerte por considerarla una violación del derecho a la vida y a no ser sometida una persona a penas o tratos crueles.

El informe mantiene que la "suerte puede desempeñar un papel importante" en la imposición de las condenas a muerte. Señala, por ejemplo, que las decisiones de los fiscales locales, elegidos por votación popular, pueden estar influidas por consideraciones de carácter político o por el modo de pensar de la población sobre la pena capital.

Con anterioridad, Al ha realizado campañas contra la pena de muerte dirigidas a China, Cuba, Irán, Irak, Nigeria, Suráfrica y la Unión Soviética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 1987