Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO EN WASHINGTON

Ronald Reagan será operado hoy de próstata

El presidente Ronald Reagan inició ayer el séptimo año de su mandato ingresando en el hospital Naval de Bethesda, a las afueras de Washington, donde le fueron extirpados cuatro pólipos de carácter no canceroso y donde será intervenido hoy de próstata. "No hay pruebas de que haya reincidido el cáncer", señaló el médico. Pero lo que preocupa al presidente de Estados Unidos -que el mes próximo cumplirá 76 años- y al país no son sus problemas de salud, sino la crisis política desatada sobre la presidencia a causa del escándalo de la venta de armas a Irán, el Irangate, y del desvío de fondos a la contra nicaragüense.

Cuando Reagan se recupere de la operación de próstata, una intervención quirúrgica casi rutinaria sin presumibles complicaciones y que uno de cada cuatro norteamericanos sufre a edad avanzada, deberá afrontar un Congreso hostil en manos de los demócratas, una opinión pública que ha dejado mayoritariamente de creer en él y un largo proceso de investigaciones sobre su forma de gobernar, que pueden anular políticamente sus dos años restantes en la Casa Blanca. Los médicos calculan que el presidente deberá pasar tres o cuatro días en el hospital y necesitará otra semana para recuperarse.La Casa Blanca se esfuerza por mantener al máximo la sensación de normalidad, intentando demostrar que ni la operación de próstata ni el escándalo iraní van a paralizar la acción de Ronald Reagan en política exterior o doméstica. El presidente firmó el sábado el presupuesto para el año fiscal 1988, que comienza el próximo 1 de octubre, que por primera vez en la historia de EE UU sobrepasa el billón de dólares. El 27 de enero, Reagan acudirá al Congreso para pronunciar el discurso del estado de la Unión, en el que tradicional mente se marcan los objetivos políticos de la Adminístración.

Una presidencia acabada

Pero la realidad es que, por encima de los intentos de maquillaje realizados por la maquinaria de relaciones públicas de la Casa Blanca, la presidencia de Reagan se considera acabada, incluso por sus más fervientes partidarios conservadores. Con una campaña electoral para las presidenciales de 1988 prácticamente abierta, el Congreso en manos de los demócratas y una investigación que puede prolongarse de seis a nueve meses, a Ronald Reagan le va a ser muy dificil remontar la crisis y recuperar la iniciativa política."Esto no es nada, ya lo he pasado otra vez [Reagan fue operado de próstata hace 20 años]. No se compadezcan de mí", afirmó optimista el presidente horas antes de ingresar en el hospital. El pronóstico para las dos intervenciones -la colonoscopia (examen del colon para detectar nuevos pólipos cancerosos) y la recesión transuretral, mediante un tubo con pinzas cortantes, de los trozos sobrantes de una próstata hipertrofiada que le provoca molestias al orinar- es muy bueno.

Esta vez, a diferencia de lo ocurrido en el mes de julio de 1985, los poderes presidenciales no serán traspasados, ni siquiera por unas horas, al vicepresidente George Bush.

Reagan será operado esta mañana, durante unos 40 minutos, bajo anestesia epidural, que le sedará con un pinchazo en la columna vertebral sin que pierda la conciencia. Nancy Reagan ha decidido que no sean los, cirujanos militares, sino un equipo de seis doctores civiles (urólogos, expertos en cirujía de colon y anestesistas) procedentes de la prestigiosa clínica privada Mayo, quienes operen a su marido. Se trata, en lo posible, de mantener el máximo de intimidad y no someter al colon y a la próstata presidenciales a la detallada publicidad que irritó hace año y medio a la primera dama, que se quejó del circo periodístico".

Los resultados de la colonoscopia y de la tomografia axial computerizada -examen radiológico del hígado, el abdomen y la pelvis de Reagan para ver si se ha reproducido el cáncer- no habían sido dados a conocer al cierre de esta edición. Dos veces al año, el presidente se somete a estas pruebas, en las que hasta ahora no se han detectado nuevos tumores cancerosos, pero sí se han extirpado varios pólipos benignos, que, si no se quitan, tienen el peligro de transformarse en malignos.

Reagan ingresó en el hospital poco después de las nueve de la mañana, hora local (tres de la tarde, hora peninsular española), tras un vuelo de cinco minutos en helicóptero desde la Casa Blanca y después de pasar una semana de vacaciones en California. Nancy Reagan durmió anoche en el hospital, donde se ha duplicado el sistema de comunicacionesy seguridad de la Casa Blanca. El oficial que porta el maletín negro con las claves para responder o desencadenar un conflicto nuclear se ha situado junto a la habitación presidencial.

Esta vez no habrá conferencia de prensa televisada de los médicos, colegas del padre de Narícy Reagan, que han trasladado incluso su propio instrumental a Bethesda. El portavoz presidencial, Larry Speakes, informará hoy a los periodistas de los resultados de la operación desde la propia Casa Blanca, evitando el dramatismo de las conferencias de prensa desde el hospital.

El jefe del gabinete presidencial, el polémico Donald Regan, a quien muchos responsabilizan de que pudiera producirse el Irangate, actuará durante unos días como el hombrefuerte de la Casa Blanca, en ausencia del presidente. Reagan, mientras permanezca en Bethesda, será informado diariamente de la marcha de los acontecimientos mundiales por un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 1987

Más información

  • La Casa Blanca queda en manos del polémico Donald Regan, uno de los implicados en el 'Irangate'