Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta cerca de Zaragoza una villa romana con gran riqueza de mosaicos

Está ubicada en Azuara y data del siglo III

Una villa romana del siglo III, con mosaicos de más de 100 metros cuadrados en total, ha sido descubierta en Azuara (Zaragoza), localidad de unos 975 habitantes distante 60 kilómetros de la capital. Una unidad técnica de arqueología del departamento de Cultura del Gobierno aragonés ha sacado a la luz parte de la zona noble de "una extensa villa romana de gran riqueza ornamental, como lo demuestra la existencia de, al menos, cuatro estancias pavimentadas con mosaicos policromados de tema geométrico", según el informe de los técnicos que han trabajado en las excavaciones de la villa, conocida como La Malena.

Los mosaicos "son odos ellos de gran perfección técnica y riqueza románica", apuntan los miembros de la unidad de arqueología del departamento de Cultura del Gobierno aragonés.El estado de conservación es bueno, salvo algunos trozos dañados por las labores agrícolas realizadas en la zona. Además, han aparecido numerosos fragmentos de capiteles y columnas de mármol, partes de una estatua, restos de piezas de barro y cerámicas domésticas, cucharas de madera y otros utensilios de uso común.

El equipo de técnicos, integrado por Javier Rey, José Ignacio Royo y José Luis Ona, cree que se trata de uno de los hallazgos arqueológicos más importantes descubiertos hasta la fecha en la región aragonesa.

"Nos hallamos ante una de las villas romanas más destacadas que se han estudiado en esta región, comparable a Villa Fortunatus, localizada en Fraga (Huesca)", señalan.

Los expertos adelantan, a la espera de proseguir las excavaciones en Azuara, una cronología aproximada para esta villa, conocida históricamente como La Malena, en torno a los siglos III y IV después de Cristo.

Continuo deterioro

Los restos arqueológicos aparecieron en unos terrenos propiedad de Santiago Corzán, quien dio cuenta del hallazgo al Ayuntamiento de Azuara y éste a su vez al departamento de Cultura del Gobierno aragonés.La unidad técnica de arqueología de dicho departamento realizó una primera excavación de urgencia que permitió valorar su importancia y "también el continuo deterioro que las labores agrícolas producían en su estructura, pues tan sólo se hallaba a unos 35 centímetros de profundidad", lo que les exponía de forma grave a sufrir un daño irreparable.

Conservar el lugar

El yacimiento ha sido protegido y cubierto a la espera de proseguir las excavaciones la próxima primavera. Parte del campo en que se ubica la villa romana es yermo. Los propietarios de los terrenos fértiles serán indemnizados en función del valor de las cosechas que dejarán de recoger durante el período en que se efectuarán las excavaciones. En último término, se procederá a la expropiación, en virtud de la importancia del hallazgo.El director general del Patrimonio del Gobierno aragonés, Manuel García Guatas, ha manifestado que la intención del Ejecutivo es conservar los mosaicos y el resto de los objetos hallados en el mismo lugar donde han sido encontrados. Este deseo es compartido por el Ayuntamiento de la localidad.

García Guatas sitúa el hallazgo de este yacimiento en una política preventiva que lleva a cabo el departamento de Cultura. Se trata de un programa de varios años con dos fases de actuación.

Equipos de arqueólogos realizan una labor de campo para localizar yacimientos susceptibles de intervención por los equipos de arqueología del Gobierno autónomo.

Por otra parte, las distintas instituciones, delegaciones ministeriales e incluso empresas públicas y privadas, mantienen una coordinación sobre sus planes de inversiones para no perjudicar a este sector.

Antigua Bursau

"Se trata de conocer con antelación dónde se van a realizar obras a fin de detectar posibles yacimientos arqueológicos. De esta manera no se destruye el patrimonio ni se paralizan dichas obras. Algo parecido ocurre en las ciudades de Zaragoza, Huesca, Teruel y Jaca, donde antes de concederse licencias de construcción en aquellos solares en los que hay indicios de restos arqueológicos, se realizan prospecciones, catas o excavaciones, según los casos", manifestó García Guatas.Por otra parte, el Gobierno aragonés ha adquirido los terrenos de un solar de Borja (Zaragoza), en el que se localizó una villa romana del siglo I, la antigua ciudad de Bursau.

En dichos terrenos, propiedad del Ayuntamiento de Borja, se iban a construir 29 viviendas de promoción pública.

Tras varias negociaciones, el Instituto del Suelo y la Vivienda ha adquirido por 16 millones de pesetas dicho solar, que será cedido al departamento de Cultura de la comunidad autónoma para que prosiga las excavaciones iniciadas.

Asimismo, el Gobierno regional ha declarado de interés social, a efectos de expropiación de los terrenos, las labores de excavación arqueológica para la conservación y adecuación del yacimiento de Lépida-Celsa, ubicado en el término municipal de Velilla de Ebro (Zaragoza).

Este yacimiento fue declarado monumento artístico nacional en el año 1931, y está considerado de gran interés científico, ya que conserva toda la estructura de una ciudad, además de mosaicos, teatro y parte de los muros del recinto, por lo que es necesario excavar en el yacimiento y conservarlo en el lugar donde fue hallado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 1987