Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerrilla afgana rechaza el alto el fuego del Gobierno

Moscú / Islamabad

La guerrilla afgana rechazó ayer la oferta de alto el fuego anunciada por el máximo dirigente afgano, Mohamed Najibulá, según informaron jefes rebeldes. El cese de las hostilidades, a partir del próximo día 15, había sido presentado por Najibulá como el punto de partida de un amplio plan de "reconciliación nacional" con las fuerzas opositoras y la guerrilla musulmana, según informó la agencia oficial soviética Tass.

Najibulá, que hizo el anuncio durante un pleno extraordinario del Comité Central del Partido Democrático y Popular de Afganistán (PDPA, comunista) cuya fecha no estaba mencionada en el despacho de Tass, precisó: "El alto el fuego no depende de una sola de las partes. Los que todavía ayer disparaban contra nosostros deben saber que no cesamos las hostilidades para facilitarles las efusiones de sangre fratricidas. Los que prosigan las hostilidades se enfrentarán con una fuerte resistencia.El líder afgano hizo un llamamiento a los órganos locales del partido y del Estado, así como a los jefes militares del Ejército afgano a actuar de forma que el alto el fuego sea "fiable y duradero" y que "cree condiciones para un diálogo con la oposición".

Najibulá pretendía con la propuesta promover un Gobierno de unidad nacional. Para los jefes rebeldes, sin embargo, se trata de "una trampa".

"Continuaremos nuestra lucha hasta el derrocamiento de Najibulá y la instauración de un Gobierno islámico en Afganistán", manifestó Maulaui Nabi Mohamedi, jefe del grupo rebelde Harkat e Inquilabi.

La terminología utilizada en su discurso por el líder afgano es bastante similar a la que maneja el número uno soviético, Mijail Gorbachov. Najibulá subrayó que su programa procede de "una nueva filosofía política, de un nuevo modo de pensamiento político. "No se trata de una derrota", subrayó el dirigente comunista.

La versión del discurso de. Najibulá difundida por Tass no incluía ninguna alusión a la presencia de tropas soviéticas en Afganistán. La URSS tiene, según fuentes occidentales, cerca de 100.000 soldados destacados en aquel país desde 1979.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de enero de 1987