Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Internacional Liberal estudia la expulsión de Heider

El Partido Liberal Austriaco (FPOE), el gran triunfador de las elecciones generales celebradas el pasado domingo, en las que logró 18 escaños, será probablemente expulsado de la Internacional Liberal (IL) a causa de su tendencia ultraderechista. Según el semanario vienés Profil, una comisión de la Internacional Liberal ha seguido durante varios días la campaña de Joerg Haider y ha llegado a la conclusión de que su mensaje político es incompatible con su permanencia en la asociación de partidos liberales.

El envío de una comisión a la campaña electoral del FPOE fue decidida en el reciente congreso de la IL en Hamburgo tras la elección de Haider como jefe del partido en septiembre pasado. La comisión deberá informar al comité ejecutivo de la Internacional, que podría decidir la expulsión del FPIDE en su próxima reunión, en enero en París.Además de entrevistarse con diversos observadores políticos e historiadores austriacos, la comisión observó a Haider, en parte sin que éste lo supiera, en varios mítines y actos electorales, y estudió artículos publicados por el órgano de los liberales del Estado de Carintia, presididos hasta septiembre por el joven abogado. En este periódico, descubrió diversas citas que considera absolutamente incompatibles con el ideario liberal.

En 1977, este órgano señalaba que "la afirmación de que en los campos de concentración se mató a seis millones de judíos se ha revelado como una increíble mentira". En 1980 afirmó que, "como dirigente, Hitler de mostró siempre ser un hombre de honor". En el Estado de Carintia, el partido de Haider logró más del 20% de los votos.

El canciller federal, el socialista Franz Vranitzky, presentó ayer su dimisión formal al presidente, Kurt Waldheim. Las negociaciones para formar Gobierno que iniciará Vranitzky serán muy difíciles, señalan diferentes observadores en la capital austriaca.

El Partido Popular (OEVP), gran derrotado en los comicios, reiteró su confianza en su candidato a la cancillería, Alois Mock, que dirigirá las conversaciones con el Partido Socialista sobre una eventual gran coalición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 1986