Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores desea mantener el control político de la venta de armas

El ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, declaró ayer que no existe polémica entre él y el titular de Defensa, Narcís Serra, sobre la conveniencia de modificar la actual legislación reguladora del comercio exterior de armas, el decreto de 1978 por el que secreó la junta interininisterial que autoriza o deniega las ventas; pero precisó que su departamento debe mantener la competencia del control político sobre las peticiones de exportación.Fernández Ordóñez manifestó textualmente que "no existe ninguna polémica en el seno del Gobierno ni, desde luego, entre los ministros de Defensa y de Asuntos Exteriores, sobre la modificación del decreto de 1978, regulador del comercio exterior de armas". "Este decreto, que se está cumpliendo rigurosamente por el Gobierno", agregó el mínistro, "es mejorable, como otras normas, para garantizar con más eficacia los objetivos que pretende, y en esta dirección estamos trabajando desde hace tiempo".

El titular de Asuntos Exteriores agregó: "Dentro de la junta intermInísterlal a que se refiere el decreto -encargada de autorizar o denegar las exportaciones de armas-, le corresponde al Ministerio de Asuntos Exteriores, y, a mi juicio, debe mantener esa competencia, la función de informe político sobre la conveniencia de rechazar ciertas exportaciones, cuando se trate de embargo decretado por organizaciones internacionales de las que España forma parte o embargos bilaterales de exportaciones a países que se encuentran en guerra, o por otras razones de política exterior".

Veto a Paraguay

Finalmente, Fernández Ordóñez comentó: "En cuanto a los casos de Irán e Irak, reitero las manifestaciones del ministro de Defensa de que el Gobierno español no autoriza la exportación a estos destinos, y en este sentido se han producido los acuerdos de la junta interministerial".

En el Ministerio de Defensa no se registraron ayer reacciones oficiales sobre las discrepancias existentes entre los departamentos que participan en el control de las exportaciones de armas. No obstante, tanto fuentes de Defensa como de Exteriores señalaron que, frente a las posíciones políticas de Asuntos Exteriores, son los ministerios de Economía e Industria los que protagonizan mayor número de discrepancias, ya que son esos departamentos los que defienden los intereses de las empresas de material bélico a la hora de autorizar las exportaciones.

De otro lado, el Gobierno ha advertido a los exportadores de armas que dejen de firmar contratos de ventas de armas a Paraguay, ya que en breve serán vetadas todas las operaciones de exportación de material bélico a ese país, debido al régimen dictatorial que existe en el mismo.

Una medida similar ha sido adoptada en el caso de Suráfrica, país al que continúan llegando pistolas y escopetas fabricadas en España, y sobre todo de fábricas situadas en el País Vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 1986