Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tensión en Lima, relajo en La Habana

En contraste con la imagen de tensión policial y miseria económica de Lima, la llegada cinco horas después a La Habana provoca en el viajero una imagen mucho más relajada y cálida y absolutamente distinta.En la base de Lima de donde despegó el DC-8 de la Fuerza Aérea española que llevaba a La Habana a Felipe González, las espectaculares medidas de seguridad se habían redoblado con ametralladoras apostadas en los tejados, tanquetas y helicópteros circulando por el perímetro del aeródromo militar y con soldados armados, franco tiradores y perros policiales.

Frente a ese cuadro, la llega da a La Habana sorprendía por la espontaneidad y la falta de rigidez protocolaria en el recibimiento. La policía cubana no hacía ostentación alguna de sus armas, como en el caso d Lima, aunque ello no significara que la seguridad cubana no estaba preparada para actuar con efectivad. Son sólo dos distintos modos de actuar.

Ese mismo ambiente de informalidad seguiría en el acto, en el palacio de la Revolución donde Fidel Castro echó la casa por la ventana para homenajear a Felipe González con una exhibición y abundancia de manjares que parecían quedar intactos al término de las tres horas de recepción oficial.

La condecoración otorgada por el Gobierno de La Habana a Felipe González, y que le impuso Castro, la Orden José Martí, la concede el Consejo de Estado cubano excepcionalmente "a ciudadanos cubanos y extranjeros" que destacan "por sus grandes hazañas en favor de la paz y la humanidad". A González le precedieron en esta distinción estadistas como Salvador Allende, Leónidas Breznev, Eric Honecker, Huari Bumedian, Julius Nyerere y Kin Il Sun.

Por otra parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, que acompaña a González en su viaje, manifestó ayer en La Habana que el próximo 13 de enero se reunirá en Londres con la primera ministra británica, Margaret Thatcher, informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de noviembre de 1986