Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gerente del Prado dimite por considerar a la dirección del museo "anacrónica e ineficaz"

Jorge Palacios fue ordenador de la política económica del centro

El gerente del Museo del Prado, Jorge Palacios Revuelta, de 31 años, ha dimitido del cargo que ocupaba desde el 25 de enero de este año por considerar "anacrónica e ineficaz" la forma de trabajo del director de la pinacoteca, Alfonso Pérez Sánchez. Éste aseguró que el problema era estrictamente económico. No se trata de la única dimisión que se produce en el Prado por incompatibilidades con la dirección. Hace dos meses, el conservador jefe, Manuel Jorge Aragoneses, pidió el traslado al Museo Cerralbo, y no se descartan nuevas dimisiones.

La noticia de la salida de Palacios de la pinacoteca fue dada a conocer a través de una orden publicada en el BOE. Sin embargo, tanto el interesado como el Ministerio de Cultura afirmaron que dicha orden estaba redactada erróneamente y que se trataba de "una dimisión a petición propia" y no de un cese.Jorge Palacios Revuelta es funcionario del Ministerio de Hacienda, y su nombramiento como gerente de la primera pinacoteca del país se efectuó poco después de que se hicieran públicos los resultados de la auditoría del Tribunal de Cuentas realizada en el museo del Prado.

Palacios Revuelta aseguró ayer que, como inspector de Hacienda que es, creyó que su traslado al Prado era para modificar y ordenar la política económica del museo. "Cuando llegué al museo había un caos administrativo y económico enorme. En el campo administrativo pude hacer algo, pero en la política económica del museo no se me ha dejado ni acercarme". Añade que el régimen autonómico concedido hace un año multiplicó la confusión económica denunciada en la auditoría del Tribunal de Cuentas. "Por parte de la dirección no se pone ningún empeño en resolver estos problemas y a mí no se me ha dejado actuar. Insisto en que aquí se sigue practicando una política anacrónica e impresentable. Por eso prefiero marcharme".

El director de la pinacoteca, Alfonso Pérez Sánchez, desmintió ayer que hubiera cualquier tipo de diferencia entre él y el gerente, y simplificó el tema asegurando que la marcha de Palacios obedece a que éste pretendía un aumento de sueldo inaceptable para un funcionario de la Administración. El ya ex gerente desmintió este extremo y aseguró que el tema de sus emolumentos es, simplemente, un problema más de los muchos con los que se ha encontrado en el museo. "Un inspector de Hacienda de mi mismo nivel viene a ganar unos cuatro millones de pesetas brutos al año, cantidad que yo no percibo aquí debido a que Pérez Sánchez se negó a que a mí se me pagara un complemento de productividad".

Respecto al anterior conservador jefe, Manuel Jorge Aragoneses, director del Museo Cerralbo desde hace dos meses, su salida del Prado obedeció a razones semejantes a las esgrimidas por Palacios. "Yo llevo 35 años en la Administración, y en el Prado había llegado a un punto profesional en el que ya no podíamos hacer nada porque no estábamos coordinados. No se escuchaban mis sugerencias ni se producían reuniones. A mí me gusta ejercer mi profesión, y decidí pedir el traslado del centro".

Fuentes del Prado señalaron que en los próximos días podrían producirse nuevas salidas de funcionarios que consideran que no pueden realizar su gestión por el personalismo de Alfonso Pérez Sánchez, director desde el 22 de febrero de 1983.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de octubre de 1986