Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FRENAZO A LA DISTENSIÓN

Divergencias en Bonn sobre los resultados de la 'cumbre'

El Gobierno de la República Federal de Alemania consideró netamente positiva la cumbre de Reikiavik. Friedhelm Ost, portavoz del Gabinete que encabeza el democristiano Helmut Kohl, expresó su "satisfacción por los considerables acercamientos de las posiciones" de las superpotencias. No obstante, el ministro de Asuntos Exteriores, el liberal Hans Dietrich Genscher, expresó una opinión mas sombría.Poco antes de partir hacia la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN en Bruselas, Genscher declaró a una emisora de radio: "Ahora hará falta mucho arte de estadista y gran responsabilidad para evitar un retroceso posiblemente insuperable durante largo tiempo en las relaciones entre Este y Oeste". El Partido Socialdemócrata (SPD) acusó al Gobierno federal de hacerse copartícipe del fracaso de Reikiavik al haberse integrado en el programa SDI.

El canciller Helmut Kohl, Genscher y el ministro de Defensa, Manfired Woerner, viajarán el próximo lunes a Washington, donde estudiarán la nueva situación con el presidente Reagan y su Administración.

Por su parte, el máximo dirigente de la República Democrática Alemana, Erich Honecker, urgió a la "opinión pública mundial" a presionar para que EE UU acepte las propuestas soviéticas.

El Gobierno británico, informa Carlos Mendo desde Londres, no hará pública su reacción oficial a la cumbre hasta que tenga una información completa de lo ocurrido en la capital islandesa tras celebrar reuniones de alto nivel con funcionarios norteamericanos y soviéticos. El subsecretario del Foreign Office, Timothy Renton, que acudió ayer a la reunión de la OTAN en Bruselas, manifestó a la BBC que no estaba de acuerdo en que la reunión terminara en fracaso. "Espero que las propuestas que han surgido serán desarrolladas cuando se reanuden las conversaciones en Ginebra, lo que espero ocurrirá muy pronto", añadió. La oposición británica reaccionó con cautela ante las noticias llegadas de Reikiavik.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de octubre de 1986