LOS ANGELES TIMES Negociaciones sobre armamento

( ... ) Tras maniobrar durante meses ocultos por una cortina de humo de asperezas, Estados Unidos y la Unión Soviética han salido repentinamente a la luz, mostrando cada uno lo que parecen ser propuestas sensatas de cara a importantes limitaciones de armamento. El propio presidente Reagan, que una vez hablara de romper con el único tratado que representaba un cierto techo para los misiles nucleares intercontinentales, ha proclamado en las Naciones Unidas su esperanza de que se concluyan acuerdos más amplios.Pero junto a las esperanzas aparecen los obstáculos. Reagan ha señalado en su propuesta una ampliación del tratado defensivo ABM de 1972, pero que tan sólo representa la mitad de aquello a lo que los soviéticos aspiran. Y existe, por otra parte, el obstáculo añadido que, según Reagan, se interpone en las relaciones entre las superpotencias, a saber, el hecho de la detención de Daniloff.

Ciertamente con estos obstáculos las esperanzas resultan empequeñecidas. Sin embargo, en lugar de ir más lejos como hubiera sucedido en otras ocasiones, calificando a Moscú como el imperio del diablo, Reagan concluyó simplemente que el mundo espera algo mejor por su parte. Incluso declaró hacer comentarios sobre el caso Daniloff diciendo que era un asunto demasiado delicado. Según un portavoz soviético, hay ya varias ideas para hacer que ese obstáculo desaparezca, ideas que mantendrían intacto el honor de Daniloff.

25 de septiembre

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS