Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Ministros adjudica IRSA y las Torres de Jerez a Heron International

El Consejo de Ministros celebrado ayer decidio la adjudicación de la división inmobiliaria de Rumasa, IRSA, y las Torres de Jerez al grupo británico Heron International Ltd., poniendo con ello fin a uno de los más rocambolescos episodios del largo proceso de enajenación de las empresas del antiguo holding.

La oferta hispano-suiza Miralba-Klein, cuya cabeza visible era Juan Miguel Villar Mir, ha perdido en la misma recta final, aunque el ex ministro y actual presidente de Electra del Viesgo ha vendido cara su derrota. El último envite de Villar Mir consistió, horas antes de la celebración del Consejo, en hacer pública la expresa disposición de su grupo a renunciar a los beneficios fiscales, de acuerdo con la ley del Impuesto de Sociedades, derivados de los 23.826 millones de perdidas acumuladas que figuran en los balances, de IRSA.

El Gobierno tampoco ha considerado la última mejora introducida por Villar en su oferta, casi 600 millones más, hasta cerca de los 10.700 totales. Se trataba de un esfuerzo desesperado de desbancar a los británicos, cuando ya la comisión asesora había zanjado en su sesión del martes, día 2, la cuestión de las cifras.

En suma, Heron International se ha hecho con la compleja división inmobiliaria de Rumasa y la atractiva inversión de las Torres por una suma total de 10.536 millones de pesetas, de los cuales 4.350 corresponden a las Torres de Jerez y el resto a IRSA. Si se repara en que la segunda adjudicación, efectuada el pasado 25 de abril a favor del trío formado por Emiliano Revilla, Javier Oraa y Alejandro Montaña, lo fue por un total de 8.501,8 millones de pesetas, valor actualizado a dos años, el Estado, subido en la cresta de la ola del boom inmobiliario madrileño, ha ganado en el aplazamiento, con ribetes de caos, la bonita suma de 2.035 millones de pesetas.

Fuerte inversión

Para la formalización de la operación, las cinco sociedades de la división inmobiliaria serán fundidas en una sola, Vinar, SA, a quien también se transferirán las Torres de Jerez. Además, Rumasa, SA, deberá ampliar el capital social de Vinar por el importe de la deuda que finalmente ostente la filial con el holding, operación que ya fue efectuada días antes de la frustrada venta a Emiliano Revilla.Heron manifestó ayer su satisfacción por la decisión del Gobierno. El grupo británico se dirigió notarialmente al Patrimonio de¡ Estado, antes de la segunda reunión de la comisión asesora de¡ pasado día 9, un escrito donde explicitaba sus planes a largo plazo y se comprometía a invertir en los próximos años una cifra de 30.000 millones de pesetas. Ayer aseguró que esa inversión, "que Heron considera mínima, se producirá en los próximos dos años en las actuales condiciones de mercado".

Esa cifra, de acuerdo con fuentes británicas, se destinará a la mejora y remodelación de los edificios que se adquieran; la construcción o compra y mejora de edificios existentes para dedicar a oficinas y viviendas, y la construcción de nuevas viviendas.

El grupo británico, a través de su filial Heron Homes, construyó el pasado año en el Reino Unido cerca de 10.000 viviendas, cifra que podría llegar este año a las 18.000, de acuerdo con manifestaciones de la propia empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 1986