Crítica:Crítica
i

Loles León y el moderno cabaré

Loles León presenta su espectáculo Loles León es Lola en uno de los pocos locales de la noche madrileña donde todos los días, además del ambiente nocturno, las copas y el personal variopinto de las ya no tan novedosas estéticas de nuevo cuño, uno se encuentra actuaciones que van desde teatro vanguardista, jazz tradicional, cantautores más o menos palizas hasta ilusionistas de nueva escuela, vocalistas revival, tertulias espontáneas o señores encima de un escenario realizando actividades artísticas de difícil catalogación. Se trata de Elígeme, bar de amplio espacio y precios populares situado en la calle de San Vicente Ferrer del barrio madrileño de Malasaña.

El espectáculo de Loles León ha encontrado un marco idóneo, ya que lo que ella realiza es un cabaré de tradicional concepción, donde la vedette, el humor, la ironía, el descaro, lo atrevido, la sátira política, las picardías sexuales, aparecen, pero con una traducción para las nuevas generaciones, hasta el punto de incorporar un monólogo de Cocteau en su espectáculo. No se trata de la novedad, pues todo reposa sobre el más clásico cabaré; no se trata de su descaro y desparpajo, pues son muchas las vedettes que han sabido moverse en esos terrenos; tampoco es su fisico, de escasa espectacularidad, tanto visto desde el exceso como desde el defecto.

"Mi público es de lo más variopinto", comenta Loles; "en cinco años he tenido de todo, pero es cierto que me siento más cómoda con un público que podríamos llamar de progres, es como si nos riéramos más inteligentemente". El espectáculo de esta actriz de la Barceloneta ya ha cumplido cinco años. Con él intervino en el II Festival Internacional de Teatro de Madrid, y con ella se han reído todas las capas sociales que uno pueda imaginar.

Ironía y sarcasmo

Esa traducción que Loles León hace para los jóvenes adictos a la cultura de avanzadilla no es una versión libre, es puramente una traducción literal; el hecho por el que se entiende mejor es sin duda la ironía que la propia actriz hace de este género, sin renegar de él y ofreciéndolo desde su más pura esencia con todo el descaro imaginable. Ella es la primera que recibe los resultados: "He actuado con públicos de ideologías diferentes, no digamos ya con respecto a las economías, y lo cierto es que funciona muy distinto. Los progres, los modernos, bueno no sé cómo llamarlos, los que acuden por igual a ver a Kantor, a Brook o a Joglars, es como si tuvieran otra agilidad mental, los chistes los entienden de otra forma, hay un humor negro soterrado, con el cual creo que disfrutamos todos; puedo recrearme más en la ironía y en el sarcasmo".La actriz, nacida en la Barceloneta, conocedora y vedette del famoso Paralelo, ha decidido instalarse en Madrid, donde le gustaría encontrar apoyo para llevar a cabo su acariciado proyecto: "Me gustaría estar al frente de una revista, comedia musical o compañía nueva donde llevar a cabo la ilusión de mi vida, que es cambiar el corsé donde se encuentra metido este género por otra prenda más ligera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de agosto de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50