Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno norteamericano autoriza la venta de interferón producido por biotecnología

El Gobierno norteamericano ha autorizado por primera vez el uso comercial de una droga producida por ingeniería genética, el interferón alfa, para tratar un raro tipo de leucemia. "Es él comienzo de una nueva era de la medicina", afirmó el ministro, de Sanidad, Otis Bowen, al anunciar la decisión. Se trata del primer paso de lo que puede ser el nacimiento de una serie de medicinas contra el cáncer y otras enfermedades producidas mediante la aplicación de la biotecnología. Hasta ahora, el interferón sólo se había utilizado en Estados Unidos de forma experimental, aunque ha sido aprobado por algunos países europeos y Canadá.

El tipo de interferón aprobado por la Food and Drug Administration es para luchar contra la reticuloendoteliosis leucémica, un tipo de leucemia que afecta a unos 3.000 norteamericanos (un total de cinco millones sufre de algún tipo de cáncer), que se caracteriza porque las células cancerosas presentan un aspecto velludo. En un 75% o un 90% de casos de esta extraña leucemia tratada con interferón alfa se produjo una remisión de la enfermedad, pero la droga, que recibe su nombre por su capacidad de interferir con la reproducción de virus, no es eficaz contra otros cánceres.Aunque sólo ha sido autorizada para combatir este tipo de se espera que pueda ser recetada contra otros cánceres, aunque un portavoz gubernamental dijo que habían "recomendado prudencia a los médicos". Hoffmann-Laroche, uno de los laboratorios que producirá la medicina, ha solicitado también autorización para su uso comercial contra el sarcoma de Kaposi, un tipo de cáncer qué afecta a los enfermos de SIDA. A pesar del optimismo de los funcionarios de sanidad, las compañías farmacéuticas que comercializarán el, interferón alfa dijeron ayer: "No hay ninguna cura del cáncer en el horizonte. De momento, estamos aún en el estadio de aumentar la calidad y la duración de vida de los pacientes de cáncer".

"La decisión", explicó un portavoz del Ministerio Federal de Sanidad, "marca el primer paso de lo que seguramente será una explosión de nuevos avances médicos derivados de esta tecnología de ingeniería genética". Se trata del primer tratamiento comercial del cáncer desarrollado por la industria de ingeniería genética.

Agente inmunológico

El interferón es una sustancia producida por el propio organismo, en respuesta a una infección, que fue descubierta en 1957, pero que sólo ha podido ser producida en los últimos años en cantidades suficientes utilizando las técnicas de división genética.Cuando se produjo su descubrimiento se llegó á hablar de la droga milagrosa contra el cáncer, pero posteriormente las expectativas se desinflaron y no se mostró efectiva contra los cánceres de pulmón, mama o colon. El interferón alfa, autorizado ahora por la Food and Drug Administration, la agencia federal que debe aprobar el uso comercial de las medicinas, puede ser el primero de una serie de agentes anticancerosos derivados del sistema inmunológico del cuerpo, su mecanismo natural para defenderse de las enfermedades. Se conocen como "modificadores de la respuesta biológica", que actúan como mensajeros químicos que estimulan o suprimen la respuesta inmunológica del organismo.

El interferón alfa, producido por las células blancas de la sangre (hay otros dos tipos de interferón, el beta y el gamma), será comercializado con los nombres de Roferon e Intron-A. El tratamiento inicial de choque, por medio de inyecciones diarias, dura de cuatro a seis meses y luego hay que seguir con una dosis de mantenimiento tres veces por semana durante un año o más tiempo.

Las empresas de biotecnología experimentaron ayer una subida en la Bolsa de Nueva York tras la aprobación por el Gobierno de la comercialización de la primera medicina contra el cáncer producida por ingeniería genética, con la expectativa de que pueda ser utilizada en el futuro contra una amplia gama de enfermedades, que van desde el SIDA hasta el vulgar catarro. La industria de biotecnología ha invertido ya unos 2.500 millones de dólares (375.000 millones de pesetas) en una década de investigación sobre este tipo de drogas.

El interferón está siendo utilizado actualmente en España, por un número muy reducido de equipos médicos, para ensayos clínicos con la autorización expresa del Ministerio de Sanidad. Esta autorización hay que solicitarla tras haber conseguido el envío gratuito de muestras de interferón por parte de alguna de Ias multinacionales que lo producen, "ya que, al no estar comercializado hasta ahora, ninguna de estas empresas pueden cobrar por él", según el doctor Emilio Gómez de la Concha, jefe del servicio de Inmunología del hospital Clínico de San Carlos de Madrid y uno de los escasos médicos que trabajan con este fármaco en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 1986