Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concluye en Madrid el congreso de disidentes cubanos sobre "las lacras del régimen"

El IV Congreso de Intelectuales Disidentes Cubanos concluyó ayer en Madrid después de tres días de convenciones que compitieron con el despliegue de actos culturales organizado por la Embajada de Cuba durante los mismos días en la capital. Los congresistas hicieron hincapié a lo largo de las jornadas en "las lacras del régimen castrista", que van del caos económico a la existencia de miles de presos políticos, pasando por la falta de libertad religiosa.Los participantes -entre los que se encontraban el ex comandante Hubert Matos, exiliado después de participar junto con Fidel Castro en la revolución cubana, y Manuel Antonio Sánchez Pérez, el ex viceministro cubano de Economía que sufrió un intento de secuestro el pasado mes de diciembre por parte de los funcionarios de su Embajada en pleno centro de Madrid- resaltaron la "pésima" situación económica de Cuba, los "métodos represivos y violentos" utilizados en las cárceles, la "persecución religiosa" y la "falta de libertad de la intelectualidad".

Una de las ponencias estrella del congreso, El espionaje cubano en España, fue suspendida a última hora sin que se diera otra explicación que el hecho de que el ponente, un periodista, había excusado su presencia. Según los organizadores, los gastos de esta reunión han sido sufragados por los asistentes, que, además de su billete y hotel, han aportado 200 dólares (unas 29.000 pesetas). Los organizadores negaron explícitamente haber recibido cualquier ayuda de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA).

Este congreso, al que ha asistido un centenar de intelectuales en el exilio, ha llamado la atención de Castro, que ayer desmintió por medio del vicepresidente del Gobierno una de las afirmaciones realizadas durante los actos. Carlos Rafael Rodríguez negó que en Cuba existieran 15.000 presos políticos, lo que habían sostenido algunos de los intelectuales disidentes. "Ahora no hay más de 200 presos contrarrevolucionarios", dijo Rodríguez, según Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de mayo de 1986