Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Suspendido en Roma el juicio a los implicados en el 'rififí' del Hispano Americano de Barcelona

El juicio oral contra 18 implicados en el robo del Banco Hispano Americano de Barcelona, perpetrado entre el 15 y el 16 de agosto de 1985, que debía empezar ayer en la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia de Roma, quedó suspendido hasta el próximo viernes, día 23, por carecer de un traductor para los detenidos españoles. A los procesados, entre los que se encuentran 3 franceses, 7 españoles y 8 italianos, se les acusa de los delitos de asociación para delinquir y de robo, así como de otros delitos menores, como los de receptación (comerciar con piezas robadas) y utilización falsa del documento de identidad. Por los dos primeros delitos el fiscal puede solicitar penas de hasta seis años de cárcel.

ENVIADO ESPECIAL

A la vista de ayer, que tenía programado su comienzo a las once de la mañana, acudieron sólo nueve acusados, seis de los cuales se encuentran detenidos en diferentes prisiones italianas. No comparecieron en el juicio otros cuatro acusados que residen en Italia ni cinco de los implicados que viven en España.Entre los acusados presentes en la vista de ayer se encontraban Mario Proietti y Andrea Thranchina, considerados en el sumario como los cerebros de la operación, en la que se logró un botín que puede ascender a 6.000 millones de pesetas.

Antes de iniciarse el juicio oral, los defensores plantearon a la sala el aplazamiento de la vista y la anulación del auto de conclusión de la instrucción del sumario, por considerar que se habían cometido importantes irregularidades procesales.

Los magistrados debatieron las peticiones de los abogados durante más de tres horas y a las cuatro de la tarde acordaron desestimar las reclamaciones e iniciar el proceso. Cuando se iba a tomar la declaración de los procesados, los abogados de los súbditos españoles pidieron que estuviera presente en la sala un traductor para facilitar a José Luis Esplugas López y a su esposa, Bernardina Josefa Lozano Salazar, la versión castellana de lo que se iba a decir. Ante la imposibilidad material de encontrar un traductor, la sala acordó suspender la vista.

Los magistrados del tribunal italiano acordaron también separar del procedimiento planteado ayer a los otros nueve procesados que no se personaron a la vista, y así lo comunicaron a las partes. A estos acusados, todos ellos con un papel secundario en el robo, se les seguirá un sumario aparte.

En medios jurídicos se afirmó ayer que con este aplazamiento los abogados defensores pretendían apurar el plazo máximo que establece la ley italiana para la prisión preventiva de los detenidos, que expira el próximo mes de agosto. Á partir de este mes, si no hay una sentencia firme contra los acusados, todos los detenidos por esta causa deberán ser puestos en libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1986