Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACOSO A GADDAFI

Reagan únicamente espera para atacar Libia pruebas definitivas contra Gaddafi

FRANCISCO G. BASTERRAEstados Unidos tiene listos los planes para lanzar un ataque militar contra Libia, a cuyo régimen considera el único y definitivo sospechoso de los últimos atentados terroristas contra intereses norteamericanos, pero está esperando a obtener pruebas suplementarias y concluyentes contra Muamínar el Gatidafí, a quien Ronald Reagan calificó en la madrugada de¡ jueves (hora peninsular española) de "el perro rabioso de Oriente Próximo". El presidente ya ha aprobado un golpe "quirúrgico y proporcionado" contra Libia, aseguró, sin embargo, la cadena de televisión CBS. Reagan se reunió ayer por la mañana con el director de la CIA, William Casey; el secretario de Estado, George Shultz, y el embajador en la ONU, Vernon Walters, para estudiar la respuesta.

La Casa. Blanca decretó ayer un apagón informativo sobre Libia y la posibilidad de una acción militar norteamericana, mientras crece la sensación de que existe ya un consenso para pasar a la acción y de que la respuesta está ya preparada.Estados Unidos obtuvo ayer dos declaraciones de la Alianza Atlántica favorables a una eventual represalia. Mientras el secretario general aliado, lord Carrington, señalaba que no creía que Washington pudiese permanecer impasible sin adoptar alguna represalia., el jefe supremo de la OTAN en Europa, general Bernard Rogers, aseguró en Atlanta que existen "pruebas indiscutibles" que vinculan a. Gaddafi con el atentado a la discoteca de Berlín Oeste, que fue producto, en su opinión, de una "red de terrorismo establecida por el líder libio".

Rogers explicó que el pasado sábado, horas antes del atentado, el espionaje norteamericano tuvo noticia de que algo se estaba preparando en Berlín y coinenzó a advertir a sus diplomáticos y militares, pero el aviso llegó tarde.

El secretario de Defénsa, Caspar Weiriberger, afirmó que "todas las opciones están abiertas", y confirmó que existen planes militares, pero no dijo que se haya dado yala luz verde. Pero el Pentágono ordenó ayer al portaviones Coral Sea, fondeado en Málaga en su camino hacia Estados Unidos, dirigirse al Mediterráneo central. La misina orden ha sido recibida por el portaviones Azneríca, que se encontraba en un puerto italiano. Con estos dos barcos, Washington contará en las próximas horas, frente a Libia, con dos grupo! aeronavales de combate integrados por unos 20 buques y 175 aviones.

Esta fuerza, aunque supone un portaviones menos -el Saratoga que está volviendo a EE UUque la utilizada hace dos semanas en la batalla del golfo de Sirte, se considera suficiente para una operación militar limitada contra Libia. Las posibles opciones preparadas por el Pentágono, la CIA y la Casa Banca incluyen ataques aéreos contra los aeropuertos libios, para destruir su aviación en tierra, destruir las bases de misiles soviéticos SAM de Surt y Bengasi, atacar los campos petrolíferos y los oleoductos y, lo menos probable, golpear a algunos de las dos docenas de campamentos de entrenamiento para terroristas que, según Washington, están dispersos por el país.

En su conferencia de prensa televisada en la madrugada del jueves, Reagan afirmó: "Responderemos militarmente si hay pruebas suficientes. Iremos adonde nos lleve el dedo acusador". Horas antes, el presidente había afirmado: "No vamos a quedamos con los brazos cruzados esperando". Y precisó que "Gaddafi es definitivamente sospechoso".

Altos funcionarios aseguran que Estados Unidos tiene suficiente información para ligar directamente a Libia con el atentado de la discoteca de Berlín Oeste del sábado, que causó la muerte de un sargento norteamericano y de una joven turca.

El presidente no quiso comentar esta información del espionaje norteamericano que, al parecer, interceptó mensajes de Trípoli a algunas de sus embajadas europeas -se ha citado a la de la República Democrática Alemana- ordenando ataques terroristas contra intereses norteamericanos.

Preguntado si existe una guerra no declarada entre Libia y Estados Unidos, el presidente respondió: "No por mi parte. Él la ha declarado. Todavía no hemos reconocido esa declaración y no lo haremos. Pero nos defenderemos y adoptaremos medidas frente a amenazas terroristas específicas".

El riscal que recoge pruebas

Reagan, exceptuando los adjetivos dedicados a Gaddafi, apareció calmado en su conferencia de prensa, ofreciendo la imagen del fiscal que está recogiendo pruebas para establecer una acusación inobjetable contra el acusado. Fuentes del Gobierno dijeron ayer que existen pruebas contra Libia, pero aún no son concluyentes.

El presidente está aumentando la presión y las amenazas contra Gaddafi, quizá a la espera de una nueva provocación -que desataría el ataque- o dando tiempo a conseguir una reacción de solidaridad de los aliados europeos a los que está señalando que si no responden aislando política y económicamente al régimen de Trípoli, Estados Unidos no tendrá más remedio que utilizar sus fuerzas militares.

Cualquier opción militar de la VI Flota en el Mediterráneo implica, aunque sea indirectamente, a bases de Estados Unidos en los países europeos, sobre todo Italia y España, y Washington preferiría contar antes con el apoyo de los aliados.

Reagan informó en su conferencia de prensa que presionará a los aliados en la cumbre económica de mayo para que adopten una acción conjunta contra Libia, a lo que hasta ahora se han negado reiteradamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 1986

Más información

  • Washington contará en las próximas horas con dos grupos aeronavales de combate frente al golfo de Sirte