Ortega amenaza a las fuerzas de EE UU en Centroamérica

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, manifestó ayer que Estados Unidos está implicándose en el conflicto centroamericano hasta el punto de que fuerzas norteamericanas han entrado en la línea de fuego. Ortega también anunció la destrucción de bases de operaciones de la guerrilla antisandinista. "No sería extraño que mañana un helicóptero norteamericano fuera derribado por nuestras fuerzas o que soldados norteamericanos resultaran muertos", dijo Ortega en una conferencia de prensa celebrada en Managua.Para el presidente nicaragüense, EE UU pone en peligro a sus hombres al prestar apoyo logístico al Ejército hondureflo y a los contra. "Por el modo como se están implicando en esta guerra corren el mismo riesgo que las fuerzas mercenanas" (término con el que Managua se reriere a los antisandinistas).

Ortega reiteró que Reagan es el "jefe de las fuerzas mercenarias", y añadió que el presidente norteamericano "ha dado pasos concretos que comprometen a fuerzas estadounidenses en el apoyo a los mercenarios".

El líder nicaragüense dijo que Estados Unidos, al apoyar la petición de Reagan de que se concedan 100 millones de dólares (algo más de 14.000 millones de pesetas) en ayuda a los contra, trata de hacer pasar a Nicaragua como agresora de Honduras, país aliado de Washington en el que las tropas norteamericanas hacen continuas maniobras. El Senado norteamericano aprobó el jueves por 53 votos contra 47 la concesión de esa ayuda, apoye, que antes había rechazado la Cámara de Representantes. Ésta volverá a votar sobre la cuestión en el mes entrante. "En vísperas del Viernes Santo, EE UU ha votado por la crucifixión de Nicaragua", comentó Ortega.

Reagan, que califica a los contra de luchadores de la libertad, acusa a los sandinistas de exportar la subversión y de haber invadido Honduras.

Ortega dijo sobre este extremo que el Ejército Popular Sandinista tuvo que desarrollar "una operación defensiva" en su frontera norte para hacer frente a "la invasión de contrarrevolucion arios procedentes de Honduras". Las tropas nicaragüenses "destruyeron la principal base de operaciones de los contrarrevolucionarios", dijo, sin explicitar si tal base se encontraba o no en Honduras.

"Honduras niega que haya bases de rebeldes en su territorio, y cuando los líderes antisandinistas aparecen fotografiados en estas bases dice quie se encuentran en Nicaragua. Bien. Ésas son las bases que hemos destruido", añadió.

El presidente nicaragüense agregó que estas incursiones se habían desarrollado "en territorios fronterizos". 'La parte del territorio hondureño fonteriza con Nicaragua ha sido ocupada por fuerzas mercenarias, por lo que Honduras ha perdido su soberanía sobre parte de estos territorios", añadió, en lo que parece un reconocimiento implícito de lit entrada de sus soldados en territorio hondureño.

El Ministerio de Defensa había informado previamente que el Ejército sandinista había atacado en las dos últimas semanas varias bases rebeldes, destruido un helicóptero y matado a 350 rebeldes. Otros 150 resultaron heridos. A cambio, las fuerzas de Managua perdieron 40 hombres y sufrieron otras 116 bajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de marzo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50