Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Centro de Arte Reina Sofía se abrirá en la primera quincena de mayo

Periodo de sugerencias sobre el destino final de la institución

El Centro de Arte Reina Sofía, situado en el restaurado edificio del antiguo Hospital General de Madrid, abrirá parcialmente sus puertas en la primera quincena de mayo, según aseguró ayer el subsecretario de Cultura, Ignacio Quintana. Además de servicios complementarios, como librería o cafetería, empezarán a ser utilizadas las salas de exposiciones temporales, en las que se pasarán a realizar las actividades que hasta ahora se efectuaban en las salas Ruiz Picasso de la Biblioteca Nacional.

Las obras de restauración. del edificio, dirigidas por el arquitecto Antonio Fernández Alba, se encuentran actualmente en pleno apogeo, ya que, aunque la utilización plena de los 40.000 metros cuadrados del edificio no será posible antes de 1990, Ignacio Quintana asegura que los núcleos básicos de este centro artístico que se pretende internacional empezarán a funcionar en los próximos meses.No obstante, y pese a lo avanzado de las obras y a que éstas pueden incidir en el uso final de las diferentes partes del edificio, todavía no está totalmente determinada la utilización del centro, ni se conoce el presupuesto total que supondrá el pleno rendimiento del mismo.

Ignacio Quintana aclara que lo que está perfectamente claro son los objetivos del Reina Sofía: difundir el arte contemporáneo, fomentar la creación artística y favorecer la creación con el movimiento artístico internacional. "Queremos un centro de carácter internacional", dijo, "y lo que tenemos muy claro es que el Reina Sofía no será, tal como se dijo en un principio, un recipiente en el que se alberguen colecciones que andaban por ahí en busca de ubicación definitiva".

Por el momento, el Ministerio de Cultura dispone ya de un plan de actividades para este gran centro artístico. La inauguración de las salas temporales se realizará con tres exposiciones simultáneas: Referencias e identidades: encuentros artísticos en el tiempo; Procesos: cultura y nuevas tecnologías y Espacios para la cultura.

La primera de estas exposiciones, Referencias e identidades, que estará en la sala principal de la planta baja, reúne obras del pionero del neofigurativismo y expresionista alemán Baselitz; del escultor Richard Serra, nacido en Estados Unidos y de ascendencia española, y de CY Twombly, artista de origen norteamericano que reside en Italia, interesado por la materia y la investigación cromática. Junto a estos tres representantes de las artes plásticas en el extranjero se exhibirán obras de los españoles Eduardo Chillida, Antoni Tápies y Antonio Saura.

En la primera planta será instalada la exposición Cultura y nuevas tecnologías, en la que se pretende presentar un amplio panorama de la evolución de las nuevas tecnologías divididas en los ámbitos de memoria, comunicación y creación.Espacios para la cultura

También en la planta baja se expondrá Espacios para la cultura, la muestra que Ignacio Quintana considera más importante por cuanto en ella se dará a conocer la historia y restauración del edificio, así como las propuestas que existen actualmente sobre lo que sería el esquema general del centro. Estas propuestas suponen la creación de áreas de actividad (artes plásticas, diseño, imagen y sonido), fijar líneas de actuación (fondos de exhibición permanente, exposiciones y muestras retrospectivas de carácter temporal, muestras de creación actual, información y documentación, seminarios, talleres y programas educativos), crear unidades operativas del centro (galerías de arte del siglo XX, departamento de diseño e imagen, centro de difusión para la música contemporánea, centro de documentación y departamento de programas educativos).

El subsecretario de Cultura asegura que esta exposición supondrá la apertura de un periodo de información pública en el que se escucharán todas las sugerencias que se quieran plantear.

Respecto a la financiación que un centro de esta envergadura requiere, Ignacio Quintana anuncia que su intención es conseguir que la empresa privada y las fundaciones participen activamente en el centro cultural e intentar conseguir que las exposiciones que se monten en este edificio sean exportables y rentables.

"Nuestra intención es -explica Ignacio Quintana -que el Reina Sofía no sea un centro puramente local o nacional, sino que tenga carácter internacional, de forma que se pueda tratar de igual a igual con otros de sus características y podamos lograr con ellos intercambios de exposiciones o de cualquier otra iniciativa de interés. Para animar a la empresa privada a participar habrá que buscar incentivos fiscales, igual que ocurre en otros países".Aumento de personal

Sobre la dotación de personal y creación de nuevas plazas, Quintana asegura que por el momento no hay ninguna necesidad de ampliar la plantilla, ya que el mismo personal de las salas Ruiz Picasso será trasladado a las salas de exposiciones temporales, y el organigrama definitivo se realizará según hayan sido incorporados los nuevos servicios.

Mientras se conocen las actividades, el organigrama y los presupuestos finales, alrededor de 50 personas trabajan estos días a ritmo intensivo para concluir a tiempo las obras de rehabilitación del antiguo hospital. Paralelamente, un equipo de seis personas investiga con el subsecretario el funcionamiento de los principales centros artísticos internacionales para que lo que ellos pretenden que sea el Prado del siglo XX llegue a ser algo más que un proyecto parcialmente inaugurado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de marzo de 1986