Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROFESIONES

El conflicto por la ley de atribuciones, en su cuarta semana

El conflicto registrado entre los profesionales y los estudiantes de las ingenierías y arquitectura superiores y las denominadas técnicas por la polémica ley de atribuciones profesionales ha entrado en su cuarta semana con el mismo denominador común de las anteriores: manifestaciones callejeras y encierros en sus respectivas escuelas por parte de los estudiantes y reuniones y publicación de comunicados por parte de los colegios profesionales.La consecuencia más inmediata de la polémica suscitada en torno a la proposición de ley de atribuciones de arquitectos e ingenieros técnicos que quiere sacar adelante el Grupo parlamentario Socialista es que la actividad académica de las carreras técnicas está paralizada desde hace casi un mes. La mayor parte de las escuelas de ingeniería y arquitectura superiores o técnicas -unas 60 en toda España- se encuentra sin actividad docente y ello ha supuesto ya en muchos casos la suspensión de exámenes, parciales y el retraso de otras actividades previstas.

Mientras que, en términos generales, los estudiantes de carreras superiores se encuentran en huelga con el propósito de que se retire o se cambie el actual texto, la inmensa mayoría de alumnos de ingeniería y arquitectura técnica apoya el texto resultante tras las conversaciones del PSOE con arquitectos superiores y técnicos y con ingenieros técnicos.

El peso de la oposición a la ley y de las protestas callejeras lo llevan ahora los estudiantes de las ingenierías superiores, a los que se han sumado los alumnos de la facultad de Informática. Estos últimos se quejan de que las atribuciones de los licenciados en informática no están previstas en ninguna ley y piden que se cree un colegio profesional de informáticos. También se han unido a los estudiantes de ingeniería los de arquitectura, que fueron los primeros en comenzar las protestas contra la proposición de ley. Aunque algunas de sus peticiones iniciales fueron cubiertas al variar la redacción del texto, estos estudiantes han decidido mantener su protesta hasta que reciban "garantías de que van a ser respetados sus derechos".

Los estudiantes de las ingenierías superiores, coordinados por un grupo de representantes de alumnos, organizan cada día manifestaciones, asambleas o encierros. Unos 3.500 estudiantes de ingeniería superior, de arquitectura y de informática se manifestaron ayer frente al edificio de la Embajada de Italia en Madrid solicitando a gritos asilo en dicha legación.

Mientras los portavoces entregaban un escrito en el que pedían la nacionalidad italiana y la convalidación de los estudios cursados, los estudiantes gritaban: "Queremos a Pertini, no a Felipini". Posteriormente, se concentraron en la plaza de Colón, donde fueron disueltos por la policía, que golpeó a algunos con contundencia. En tanto se suceden las protestas en la calle, la proposición de ley sigue su curso en el Congreso. Esta semana se reunirá la comisión que dictaminará la proposición de ley y ésta pasará inmediatamente al Senado, según fuentes parlamentarias socialistas. El camino ha quedado libre después de que la Mesa del Congreso rechazara la semana pasada un escrito -presentado por Coalición Popular, vascos y centristas- en el que se pedía que se abriera un nuevo período de enmiendas en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986