Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Riesgos para una obra mítica

Los bocetos de Picasso sobre el 'Guernica' se encuentran en peligro

La instalación de las vitrinas no cumple las normas del Consejo Internacional de Museos

Los dibujos de Picasso que se exponen en las vitrinas laterales al Guernica, en el Casón del Buen Retiro, de Madrid, encima de cuyos marcos se observan capas de polvo que indican el descuido existente en su conservación, no cumplen las recomendaciones señaladas por el Consejo Internacional de Museos (ICOM). Este hecho ha sido ratificado por los máximos responsables del Museo del Prado, quienen delegan las responsabilidades sobre el caso en la Dirección General de Bellas Artes, organizadores de la instalación. Por otra parte François Mitterrand inauguró ayer oficialmente el Museo Picasso de París, el más importante del mundo de obras del pintor.

A. F. R., Para el director del museo, Alfonso E. Pérez Sánchez, la instalación ha sido un fracaso, y demuestra "inexperiencia y apresuramiento". Por su parte, Paloma Acuña, directora de los museos estatales, manifestó que ha encargado un informe urgente sobre el asunto, con el fin de cambiar las vitrinas, que le consta son incorrectas, y modificar lo que impida el buen estado de conservación de los dibujos.

Pérez Sánchez indicó que el fracaso de la instalación, en octubre de 1981, es consecuencia del deseo de los responsables políticos de entonces de realizar la obra "deprisa y con un afán de brillantez", y en la que primaron "las cuestiones de carácter político". Señaló que los dibujos "fueron instalados por la Dirección General de Bellas Artes de espaldas a la dirección del Museo del Prado, hecho que provocó incluso la dimisión del director de entonces, Pita Andrade".

MÁS INFORMACIÓN

Según Pérez Sánchez, no se permitió a los conservadores del museo intervenir -opinión que fue confirmada por la actual subdirectora del Prado, Manuela Mena-, y que la reforma de las estructuras de conservación de los dibujos, "cuyas condiciones de exposición no son dramáticas", entran dentro de las prioridades para actuar en el futuro, cuando la autonomía concedida al museo lo permita, y según las disposiciones que marque el patronato. Javier Tusell, director general de Bellas Artes durante la época de la instalación, no pudo ser localizado ayer en el hotel de Washington donde se aloja.

Información reciente

Paloma Acuña dijo que ha recibido, recientemente, información que desconocía sobre la precariedad de la instalación de los dibujos. "No puedo decir que esté ocurriendo nada grave en ellos", dijo "excepto el polvo, problema que hay que solucionar, puesto que la vitrinas, que estéticamente puede que estén bien, no reúnen las condiciones adecuadas, ya que su apertura es complicada". Acuña señaló que está esperando el contenido de un informe urgente que ha ordenado elaborar, y no cree que haya daños en los dibujos "porque la iluminación es correcta". Señaló que se ha retrasado la solución a esta situación, "ya que se incluye dentro de una operación global", y dijo: "Los responsables somos todos". Añadió que el director del Museo del Prado puede tomar una decisión en cualquier momento, contando con la Dirección General de Bellas Artes.

Los dibujos que se muestran en el Casón del Buen Retiro, bocetos que el pintor malagueño hizo previamente a la realización del Guernica, se encuentran dentro de unas vitrinas cuyo principal defecto es, según Joaquín de la Puente, otro de los subdirectores del museo y responsable del Casón, "que no son herméticas y sufren el daño del polvo de la moqueta y de la deficiente instalación del aire acondicionado". De la Puente ha informado en repetidas ocasiones so bre el precario estado de las insta laciones, y señaló que existen problemas "económicos y administrativos a la hora de valorar las prioridades". Indicó también que el problema afecta sólo a los dibujos, y no al cuadro, cuya urna "reúne condiciones óptimas de conservación", dijo.

Las dificultades económicas con las que han tropezado los proyectos de acondicionanmiento fueron señaladas por Pérez Sánchez, quien apuntó también la inconveniencia de mostrar los dibujos de forma permanente, "algo que durante muchos años se ha producido en muchos museos", dijo, "con exposiciones que no cumplen esta teórica e ideal recomendación de que los dibujos se muestren de forma intermitente, evitando así en lo posible los daños que ocasiona la luz".

En este asunto ins iste también Manuela Mena, que declaró no tener constancia de que el posible deterioro se haya producido ahora, ya que en el Museo de Arte Moderno (MOMA), de Nueva York, los dibujos también estuvieron expuestos de forma permanente. Mena se muestra contraria a que un dibujo permanezca expuesto indefinidamente, "ya que la luz es lo más nocivo".

De todas formas, según ella, en el Casón la luz está de acuerdo con las recomendaciones del ICOM, que indican que la iluminación no debe sobrepasar los 50 lux para obras sobre papel (según Mena esta medida equivale a la luz de una bombilláde 50 vatios, a un metro de distancia del papel). "La medida correcta", dijo, "sí se cumple". Para Mena la conservación de dibujos delicados, como los de Goya, exige que su muestra sea intermitente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de septiembre de 1985