Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Después de la reconversión

Sagunto, volver a empezar

Los trabajadores afectados por el cierre de la acenía comienzan a recolocarse en nuevas empresas

Valencia
El lunes 26 de agosto, la dinamita derribaba el horno alto número 1 de la factoría de Altos Hornos del Mediterráneo (AHM). La práctica totalidad de la fábrica integral o cabecera dejó de funcionar en octubre del pasado año, después de un largo conflicto que se inició en febrero de 1983. Mientras tanto, la labor de creación de nuevas empresas se lleva a cabo a un ritmo que la Generalitat valenciana y la dirección de AHM consideran satisfactorio, pero que el comité de empresa ve con escepticismo. Hasta ahora han sido recolocados en nuevas empresas unos 200 de los 1.053 trabajadores excedentes acogidos al Fondo de Promoción de Empleo.

Puerto de Sagunto ha dejado atrás por la fuerza de la reconversión el monocultivo industrial de la siderurgia. Ahora, en Altos Hornos del Mediterráneo (AHM) sólo funciona el tren de laminación en frío, donde han sido recolocados 68 trabajadores procedentes de la cabecera, al haberse creado una nueva línea de electrocincado. Los puestos de trabajo perdidos habrán de ser cubiertos por industrias de diferentes actividades que diversificarán el tipo de economía industrial de la población.

Esa es la idea que ha intentado poner en práctica la Comisión de Promoción Económica de Sagunto, integrada al 50% por el Ministerio de Industria y Energía y la Consejería de Industria, Comercio y Turismo de la Generalitat valenciana, y que fue creada con la finalidad de reindustrializar la zona y enjugar los efectos creados sobre el empleo por el cierre de la cabecera. Todos los indicios apuntan a pensar que la recolocación en la primera experiencia de la reconversión en nuestro país se podrá conseguir de una manera satisfactoria. En todo caso, todavía se está hablando, en la mayor parte de los puestos de trabajo por crear, de proyectos.

Las empresas totalmente construidas son 15, cuando el total que se espera alcanzar es de 71, y aún no han puesto ni una sola piedra las más grandes e importantes por sus dimensiones: Empresa Nacional de Fertilizantes (Enfersa), con 250 puestos de trabajo previstos, y la Società Italiana del Vetro (SIV), con 432 nuevas colocaciones.

Muchos proyectos

Estas son las verdaderas estrellas de la reindustrialización saguntina, pues se espera que la primera recoja 200 trabajadores procedentes del Fondo de Promoción de Empleo de AHM, y la segunda, 250."Empresas, la realidad es que hay bien pocas; proyectos, muchos; pero empresas, pocas". Así se expresa José Antonio Vicente, secretario del comité de empresa de AHM. "Proyectos dicen que hay muchos, pero luego se cumplen o no se cumplen. Cuando vino a Valencia, Solchaga dijo que estaba todo solucionado, que en Sagunto no había problemas, y aquí estamos".

Vicente opina que los acuerdos alcanzados el 4 de abril del pasado año entre las centrales sindicales, los trabajadores, la dirección de la empresa y el Instituto Nacional de Industria (INI). para el cierre de la cabecera, "en lo que menos se ha cumplido es en lo relativo a los puestos de trabajo, puesto que ya tenían que estar en construcción dos empresas con 500 puestos de trabajo. Pero hasta ahora", añade, "todo parece estar en el aire. El terreno para Enfersa no está más que explanado, y el de la SIV, ni eso. No sabemos si el 31 de diciembre de 1987, que es la fecha límite prevista, se habrá cumplido lo acordado. Por ahora, desde luego, no".

Desde que se firmaron los acuerdos de abril, como se les suele denominar, ha habido una tradicional discrepancia entre Administración y trabajadores sobre la forma de interpretar el punto que indica textualmente: "Para el 1 de octubre de 1984, fecha prevista para el cierre de las instalaciones de cabecera, se establece la garantía de que, como mínimo, dos empresas que supongan la creación, una vez instaladas, de al menos 500 puestos de trabajo, estarán realizando las labores de instalación".

"Prácticamente resuelto"

Los trabajadores entienden que se habla de "como mínimo" dos empresas que "entre las dos" sumen "al menos 500 puestos de trabajo". Por tanto, según esta interpretación, se habla, en definitiva, de los dos grandes proyectos, es decir, la SIV y Enfersa. La Administración y la dirección siempre han entendido, por el contrario, que se hablaba de "como mínimo" dos empresas "o más" que en total sumen "al menos 500 puestos de trabajo". Según los datos de la Comisión de Promoción Económica de Sagunto, las empresas construidas hasta ahora y las que se encuentran "en distinta fase de ejecución" suman un total de 30 y suponen la creación de 834 puestos de trabajo.Segundo Bru, conseller de Industria, Comercio y Turismo de la Generalitat valenciana, ha sido el hombre que, desde la Administración autonómica, ha visto marcada su gestión por la reconversión de AHM, hasta el punto de que ha hecho fortuna en los ámbitos laborales y periodísticos el sobrenombre de Sagunto Bru.

Él fue quien, a principios de febrero de 1983, consiguió anular en el primer momento la orden, dada por el entonces presidente de AHM y Ensidesa, José María Lucía, de paralizar el horno alto número 2, que estuvo a punto de crear un verdadero motín entre los trabajadores de la fábrica.

El conseller es optimista sobre la labor de reindustrialización, especialmente desde que la semana pasada, y a falta de perfilar los últimos detalles, quedó asegurada la instalación de la factoría de la SIV en Sagunto.

"Con el establecimiento de la SIV y los entre 10 y 15 proyectos -que suponen la creación de 200 o 250 nuevos puestos de trabajo- que serán presumiblemente. aprobados por la Comisión de Promoción Económica de Sagunto hasta el 31 de diciembre, fecha límite de vigencia de las ventajas para la zona de pereferente localización industrial, el tema está prácticamte resuelto".

Previsiones optimistas

"Luego hay que tener en cuenta el seguimiento", añade Bru, "la tasa de mortalidad de los proyectos, pues algunos, por diferentes razones, no llegan a materializarse. Pero, con todo, las previsiones son optimistas. Con ello se cumplen los compromisos contrados tanto por el Gobierno central como por el autónomo en cuanto a recolocación. Con la particularidad de que en Sagunto no sólo se dará la estricta recolocación de excedentes, sino un auténtico caso de reindustrialización de una comarca completa".Segundo Bru piensa que este asunto "políticamente es importante porque supone que el Gobierno valenciano ha podido cumplir un compromiso y un reto importante de creación de empleo alternativo. Y para el Gobierno de España, el caso de Sagunto será la única experiencia de reindustrialización que va a poder presentarse completa y acabada en las próximas confrontaciones electorales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de septiembre de 1985