_
_
_
_

Las letras del grupo Dire Straits causan polémica en EE UU

El último disco de larga duración del grupo británico Dire Straits, Brothers in arms, sexto en sus siete años de vida como grupo, va camino de ser el disco de rock más vendido de 1985. El elepé, que ocupa desde hace dos semanas el primer lugar de las listas de ventas norteamericanas, ha vendido hasta ahora cerca de dos millones de copias y ha generado una enorme polémica con la canción Money for nothing, escrita por Mark Knopfler e interpretada por Dire Straits.La letra de Money for nothing apunta a uno de los aspectos más engañosos de los vídeos musicales: la ilusión que tiene el espectador que ve a los cantantes doblar en play-back sus canciones, simulando hacerlo sin esfuerzo y con naturalidad, reduciendo el trabajo del músico a una simple pose.

Según Knopfler, la letra y su ofensivo lenguaje provienen de una conversación que escuchó entre los empleados de una tienda al hablar del triunfo fácil de las estrellas del rock. En la segunda estrofa, la voz que monologa habla en términos algo insultantes hacia los homosexuales, al referirse a un cantante que usa maquillaje y pendiente de oro. El rudo lenguaje que utiliza en la canción ha causado que su emisión sea excluida por varias emisoras.

Algunas revistas incluyen artículos de protesta por las ideas que Knopfler vierte en sus canciones. Él responde que no comprende cómo periodistas inteligentes pueden tomar mal sus canciones. Money for nothing es sólo una del las muchas canciones del disco, que explora ideas de hermandad, machismo y militarismo desde distintas perspectivas.

Otros personajes ficticios a través de los que Knopfler contempla la agresión masculina incluyen un criminal a lo Rudolf Hess en la canción The mans too strong, y dos personajes, un mercenario y un soldado de la libertad, en Ride across the river. Mientras la letra apunta a un discurso pacifista, la orquestación dramatiza el combate y el comando jerárquico.

La hosca voz de Knopfler -eco céltico de la de Dylan- y sus melancólicos solos de guitarra rompen la tensión y a menudo la crean y recrean, en una confusión deliberada de sus canciones, que oscilan entre los aspectos heroicos y demoniacos de la camaradería.

Copyright 1985 Time Inc.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_