Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sorprendido por las repercusiones.

El presidente del Gobierno español, Felipe González, pasó la noche del viernes al sábado en el chalé de su hermana Lola, en las proximidades de Sevilla, antes de emprender regreso a Madrid. González embarcó el pasado jueves en el Azor -yate utilizado en el pasado por el general Franco- para realizar un crucero de Lisboa a Ayamonte, acompañado por su hermana Lola y su cuñado Francisco Palomino. La esposa del presidente del Gobierno, Carmen Romero, se incorporó a la excursión el pasado viernes en Portimáo (Portugal), adonde se dirigió en helicóptero desde Sevilla. Al desembarcar en Ayamonte, Felipe González mostró su sorpresa por el negativo eco que han tenido en la opinión pública sus pequeñas vacaciones en el yate utilizado por Franco. Página 13

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 1985