Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Inspección de trabajo de Barcelona investiga el fraude en el sector del taxi

A consecuencia de las denuncias interpuestas por la CNT-AIT, la Dirección General del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social ha nombrado a un inspector para que se encargue específicamente de investigar la situación del sector del taxi. En los dos últimos meses y a consecuencia de estas investigaciones, la Inspección ha levantado un total de 78 actas por infracción, falta de afiliación y otros tipo de delitos, cuyas multas ascienden a unos 11 millones de pesetas.La campaña para "desvelar el fraude y exigir la legalidad en la contratación de las empresas del sector" cuenta ya con el apoyo y la colaboración, además de CNT, de los sindicatos CC OO, UGT y STATC. Los sindicatos, que han emprendido una acción unitaria, calculan que unos 5.000 conductores de taxis trabajan sin ser dados de alta en la Seguridad Social. Según la Corporación Metropolitana de Barcelona (CMB), la cifra total de licencias de taxi asciende a 11.000, aunque muchas de ellas están concentradas en una misma persona o familia.

Los representantes de las cuatro centrales sindicales se reúnen cada miércoles con el inspector de trabajo designado, Eladio de Miguel, para estudiar denuncias y emprender la investigación de las empresas o propietarios que cuentan con más de dos licencias, partiendo de las listas que facilita la CMB.

Por el momento, se ha procedido a controlar la situación de empleo y pago de cuotas a la Seguridad Social de siete empresas, aunque en realidad todas las licencias pertenecen a las familias Serrá Galcerán y Vall Rosell, propietarios de un importante parque de taxis. Como consecuencia de estas investigaciones, y como ha hecho constar la Inspección de Trabajo de Barcelona, se han levantado ocho actas de infracción, 35 de liquidación, 5 por falta de afiliación, 15 por diferencias y otras 15 por horas extras. Según fuentes sindicales, las multas impuestas a la empresa de la familia Serra ascienden a más de ocho millones de pesetas, mientras que las multas a la sociedad Vall suponen alrededor de dos millones de pesetas. Parte de las multas de esta última empresa ya han sido satisfechas.

El inspector encargado sigue recibiendo denuncias de los sindicatos y, además de las 78 actas levantadas hasta ahora, ya están en marcha nuevas inspecciones a otras empresas del sector.

Explotación del personal

La puesta en marcha de esta inspección, surgió a raíz de una carta enviada por el secretario de la Sección del Taxi de la CNT-AIT, Eduardo Uría López, a la Dirección General del Ministerio de Trabajo, denunciando "la explotación del personal asalariado del taxi, que sólo cobra un 40% de la recaudación y que en la mayoría de las ocasiones no es dado de alta en la Seguridad Social".En la carta se afirmaba también que muchas de las empresas que cuentan con varios taxis los arriendan a los conductores por un importe diario de unas 4.200 pesetas, más el combustible, "con lo que su salario, tras 12 horas de trabajo, queda en unas 500 pesetas diarias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 1985