Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Sudán estima que un millón de niños corre el riesgo de morir de hambre

Un millón de niños se calcula que morirá de hambre en Sudán debido a los efectos de la sequía, en caso de que no se proporcione a este país una ayuda urgente, según declaró ayer el general Abderrahman Swaredhabad, que encabeza el nuevo Gobierno militar que el pasado día 6 derrocó al presidente Yaafar Mohamed el Numeiri.

El general Swaredhabad citó los envíos efectuados por 40 países a su país para pedir una mayor ayuda internacional para hacer frente a las necesidades de los 22 millones de personas que constituyen su población, a la que se ha sumado un millón de refugiados procedentes de Etiopía y Chad.

"Muchos niños en edades comprendidas entre los seis y 12 años se hallan habitualmente malnutridos", afirmó Swaredhabad. "A menos que sean atendidos por medio de programas de alimentación intensivos, sufrirán daños psicológicos irreversibles", añadió.

Según Swaredhabad, la ayuda recogida a raíz del llamamiento efectuado en una reunión organizada en Ginebra el pasado mes por la ONU, no será suficiente para hacer frente a los efectos de la sequía en el segundo semestre de este año. Se calcula que los frutos de la escasa cosecha del pasado año en Sudán se agotarán el próximo mes de julio. Swaredhabad afirmó que serán necesarias 400.000 toneladas más de cerales y otras 30.000 toneladas de alimentos suplementarios para poder hacer frente a las necesidades de la población hasta finales de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de abril de 1985