Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tebeo reivindica a Clara del Rey como heroína del Dos de Mayo

El historiador Juan Carlos Montón y el dibujante Santiago Cueto han plasmado en un tebeo la rebelión del 2 de mayo de 1808 en Madrid. Esta historieta, de la que la Junta Municipal de Centro editará 15.000 ejemplares, constituye el primer intento de plasmar fragmentos de la historia de la ciudad. El tebeo, según las investigaciones de Montón, rompe con el mito de Manuela Malasaña para dar el protagonismo a Clara del Rey, verdadera heroína del Dos de Mayo. Por su parte, Cueto, colaborador de la revista Madriz, ha realizado un dibujo muy elaborado y clásico "por que el tema lo pedía así".

"La realidad que ahora se ha podido comprobar", afirmó el historiador Montón, "es que quizá Clara del Rey, frente al protagonismo alcanzado por Manuela Malasaña, fue la única mujer que, en unión de su marido y sus tres hijos, luchó en primera línea contra las tropas invasoras francesas". Según este testimonio, Clara del Rey, al igual que Agustina de Aragón, estuvo al frente de un cañón y murió durante la resistencia."Yo, como historiador, tengo la obligación de poner las cosas en su sitio", declaró Montón. "Manuela Malasaña, que falleció víctima de la represión francesa, era modista, y pese a una orden dictada por las tropas invasoras de que no se llevaran objetos punzantes por la calle, una ronda le descubrió unas tijeras entre sus ropas y eso fue motivo suficiente para que la fusilaran en las tapias del parque de Monteleón, lo que ahora es la plaza del Dos de Mayo".

Este error se debe a una equivocación histórica, puesto que "en un parte de guerra de los sublevados, uno de los cabecillas de la insurrección dio como muerta a Manuela Malasaña cuando en realidad era Benita Pastrana, que falleció cuando llevaba munición a los artilleros", afirmó el historiador. Para llevar a cabo esta investigación, Montón ha dedicado tres años "He utilizado los archivos municipales y los del palacio Real, lo que me ha permitido tener acceso a ciertos documentos, en los que he descubierto también que fueron 43 los patriotas fusilados en Príncipe Pío, cuando anteriormente se desconocía el número de personas que fallecieron a manos de las tropas invasoras".

Otros nueve patriotas

"También", añadió Montón, "he descubierto las tumbas de otros nueve patriotas enterrados en el cementerio de la Florida, que precisamente este año se va a volver a abrir al público e inscribir en la lápida esos nueve nombres que estaban en el anonimato".Otros aspectos curiosos de la narración es el constatar cómo 54 presos solicitaron permiso para combatir contra los franceses y volver al recinto una vez finalizada la batalla, "y sólo uno no cumplió lo prometido, o la actuación decisiva de dos niños, de 10 y 11 años, en la insurrección", aseguró.

El comic en el que se aborda el levantamiento popular del 2 de mayo de 1808 constituye el primer intento llevado a cabo en Madrid de abordar fragmentos de la historia de España para trasladarlos a la historieta. El comic, que se editará coincidiendo con las fiestas en el barrio de Malasaña, incluye a Francisco de Goya, el pintor que reflejo con mayor fidelidad aquella época. El pintor sirve "de hilo conductor o narrador, porque es mucho mejor en este tipo de relatos", explica Montón. "En cuanto al lenguaje", añade, "he procurado que sea claro, sencillo y ameno". En la historieta, dibujada por Santiago Cueto, se refleja el ambiente de la víspera y del propio 2 de mayo "a base de un dibujo muy elaborado y de líneas clásicas, porque el tema lo pedía así", afirmó Cueto.

En las 22 páginas de la historieta, que contará con una introducción del alcalde Enrique Tierno, se muestran escenas en la Puerta del Sol, plaza Mayor, puerta de Toledo o Malasaña, "donde la fuerza del dibujo está en recrear el ambiente, para lo que me he inspirado en grabados antiguos y cuadros de Goya", concluyó Cueto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 1985

Más información

  • El investigador Montón rompe el mito de Manuela Malasaña