Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Félix Candela afirma que su obra se basa en la estructura de los edificios

MadridEl arquitecto Félix Candela, reciente ganador de la primera edición del Premio Antonio Camuñas de Arquitectura, afirma que su trabajo es escultura basada sobre la estructura de los edificios. "Para mí lo más importante de la composición es la estructura. Lo que más que interesa es la potencialidad expresiva de las formas estructurales".

Félix Candela, nacido en Madrid en 1910 y exiliado en México desde 1939, vive actualmente en Estados Unidos, con su segunda mujer. Su obra se ha desarrollado básicamente en toda América, y en especial en México. En España solamente se puede ver una obra de la que él es coaautor del proyecto: la iglesia de Guadalupe, en el parque de Berlín de Madrid. "Hace 12 años me encargaron un proyecto para el Santiago Bernabéu, pero la idea no llegó a realizarse".

Félix Candela afirma que no se cree un innovador de la arquitectura, salvo que esta expresión artística sea considerada de una forma más amplia y general de lo que actualmente se le atribuye.

Autor de una extensísima lista de realizaciones, el arquitecto Félix Candela asegura que de la obra de la que se siente más orgulloso es del Palacio de los Deportes de la ciudad de México, realizado para los Juegos Olímpicos del año 1968 en colaboración con los arquitectos Enrique Castañeda y Antonio Peirí.

Del Premio Antonio Camuñas, conseguido entre 15 candidatos, Candela dice mostrarse especialmente satisfecho, "porque aunque tengo galardones logrados en otros países, en España sólo me habían dado la medalla de oro del Colegio de Arquitectos de Granada. Mi obra es poco conocida en España y me gustaría que estos premios sirvan para que la gente sepa un poco lo que he hecho".

Crisis de ideas

Cuando se le pregunta por la arquitectura actual, Candela dice que "se vive un momento de crisis de ideas, de aburrimiento creativo. Del urbanismo desarrollado en las ciudades españolas prefiere no opinar, porque no lo conoce en profundidad.Félix Candela volvió a España en 1969 durante unos días, y posteriormente abandonó su residencia mexicana para trasladarse a vivir a Chicago. Ahí fue profesor de arquitectura en la universidad de Illinois desde 1971 hasta 1978, año en que se jubiló.

Ahora ocupa su tiempo en recopilar el material utilizado a lo largo de su vida profesional, "porque está todo disperso en los sitios más dispares; ahora quieren montar una exposición con mis proyectos en la universidad de Siracusa. También escribo sobre arquitectura, escultura y otras cosas".

El Premio Antonio Camuñas de Arquitectura, que concede la fundación del mismo nombre, supone la edición de la obra del artista ganador. Según el arquitecto Fernando Chueca Goitia, uno de los miembros del jurado, la decisión de conceder unánimemente el galardón a Félix Candela se debió al interés del conjunto de su obra y a la necesidad de que se hiciera un reconocimiento de la misma en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de marzo de 1985