Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa aprueba por estrecho margen una resolución de apoyo al Grupo de Contadora

ENVIADA ESPECIAL La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, formada por 170 integrantes, aprobó ayer, por una pequeña diferencia de seis votos, una resolución en la que se invita a todos los países miembros a "apoyar enérgicamente" los esfuerzos del Grupo de Contadora y a poner en práctica, si es posible, en cooperación con EE UU y Canadá, un plan de desarrollo socioeconómico para latinoamérica. Pocas horas antes, el ministro de Exteriores de Alemania Occidental, Hans-Dietrich Genscher, había confirmado que la Comunidad Económica Europea (CEE), previsiblemente en el segundo semestre de este año, tendrá una nueva reunión con los titulares de Exteriores centroamericanos.

La reunión de los ministros europeos y centroamericanos -repetición de la que el año pasado se celebró en San José de Costa Rica- se desarrollará en Europa. El debate en el Consejo de Europa fue vivo y tenso: el grupo conservador votó en bloque en contra, alegando que el informe que precedía a la resolución, elaborado por los diputados socialistas Miguel Ángel Martínez (español) y Jean Fourre (francés), era antinorteamericano y no hacía suficiente hincapié en la violación de los derechos humanos en Nicaragua.La resolución, sin embargo, incluye un llamamiento al Gobierno de Managua para que integre en la elaboración de un proyecto de Constitución a las fuerzas representativas políticas que se negaron a participar en las elecciones del pasado 4 de noviembre. Igualmente, afirma que el Consejo se encuentra profundamente preocupado por las violaciones de los derechos humanos en determinados países de la zona, "especialmente en Guatemala y en Cuba".

El texto de la resolución aprobada propone también que Europa coopere con los países latinoamericanos democráticos para ayudarles a superar el problema de su deuda externa y se esfuerce para influir en los regímenes dictatoriales de la zona y favorecer una evolución democrática. Una enmienda aprobada sugiere que se ayude al Gobierno español a preparar el aniversario del descubrimiento de América.

Las dudas de los parlamentarios conservadores resultaron más sorprendentes cuando hacía pocas horas que habían escuchado un discurso de Genscher en el que se resaltaba la necesidad de que Europa apoye los esfuerzos del Grupo de Contadora y anime a los países que han retomado el camino de las urnas. El ministro alemán occidental, que presidió el pasado martes una reunión con los titulares de Asuntos Exteriores de los 21 países miembros del Consejo de Europa para discutir, entre otros temas, el problema latinoamericano, resaltó que los conflictos regionales deben ser resueltos con iniciativa de la misma área. "Contadora", afirmó, "sería la mejor solución, y la apoyamos por el camino diplomático".

Genscher hizo hincapié también en la importancia de que Europa desempeñe un papel activo en la reanudación del diálogo Este-Oeste. El ministro liberal señaló que todavía no se han establecido contactos con los países del Este con vistas a la celebracíón del décimo aniversario de la firma del Acta de Helsinki, pero reconoció que el tema ya había sido planteado en el Mercado Comán y en la OTAN. La RFA desearía que la celebración coincidiera con una nueva conferencia a un nivel político "alto", pero aún sin determinar "No setrata de elaborar un nuevo d ocumento, sino de dar un impulso a la puesta en práctica de aquellos acuerdos. No estoy hablando de una conferencia de renovación, sino de reflexión", añadió.

Genscher se mostró firmemente partidario de promover el diálogo con el Este no sólo en cuanto a la reducción de armamentos, sino también cultural, político y económico, y resaltó que esa aproximación debe realizarse con todos los países del Pacto de Varsovia.

"Europa es hoy día el continente de la paz", prosiguió, "y debe tomar una parte activa en la profundización de la distensión entre los bloques. Genscher empeñado en dar un nuevo impulso al diálogo, político mediante el Consejo de Europa, insistió en que este organismo podría servir de puente entre los países que son miembros de la CEE y los que permanecen fuera del proceso de integración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 1985

Más información

  • Genscher anuncia una próxima reunión de la CEE con los ministros centroamericanos