Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un lingüista defiende la veracidad de la guerra de Troya

La guerra de Troya tiene todas las posibilidades de haber sido un hecho real, según afirma Calvert Watkins, un lingüista norteamericano que ha encontrado elementos que podrían probar la realidad de la historia contada por el poeta griego Homero.

La Íliada y la Odisea, libros escritos por Homero en el siglo VIII antes de Cristo, cuentan la guerra de Troya, provocada por el secuestro de Helena, esposa del rey Menelao de Esparta (Grecia), hecho por el bello Paris, hijo del rey Príamo de Troya, una ciudad del noroeste de Asia Menor, donde hoy se asienta Turquía. La historia termina con la entrada en Troya de un caballo de madera lleno de soldados griegos, el incendio de la ciudad y la matanza de los principales protagonistas troyanos.

Ahora, Calvert Watkins, profesor de Lengua y de Literatura Clásica en la universidad de Harvard, acaba de descubrir, sobre una tabla encontrada en Turquía que tiene unos 3.200 años,una frase que dice: "Cuando ellos llegaron de la profunda Wilusa...". Según los especialistas en lingüística, Wilusa es el antiguo nombre de Troya, por lo que Homero la llamó desde entonces "la profunda Troya".

Según Watkins, la guerra de Troya ha sido el tema de otros poemas épicos anteriores al de Homero, lo que refuerza aún más la posibilidad de que la historia se fundamente en hechos reales. El pasado verano, como se recordará, algunos arqueólogos alemanes descubrieron varias tumbas griegas asentadas a algunos kilómetros del sitio de Troya, que datan precisamente de la época en la que, según la tradición, se habría desarrollado la guerra de Troya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 1985