Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica en Italia ante el rodaje de un filme sobre el secuestro de Aldo Moro

La película aún no ha empezado a escribirse, y ya ha estallado la polémica. El tema es escabroso: el secuestro, prisión y asesinato de Aldo Moro. La dirección del filme ha sido asignada a uno de los personajes más inconformistas del mundo de la imagen, Liliana Cavani, la directora más famosa del mundo, célebre por obras como Portero de noche, La piel, Los canibales, San Francisco de Asís, Más allá del bien y del mal. El protagonista será un actor de indiscutible valor: Gian Maria Volonté. Y los guionistas, dos de los terroristas que participaron en el secuestro.

Lo más revolucionario de la película, lo que ha levantado ya polvareda, es que la escenografía y el texto lo harán dos de los terroristas que participaron realmente en el secuestro de Aldo Moro, ambos condenados a cadena perpetua: Valerio Morucci y Adriana Faranda. Ninguno de ellos pertenece siquiera al grupo de los arrepentidos. Son sólo disociados, es decir, que han declarado que no consideran políticamente aceptable la lucha armada y han renunciado a ella. Pero no han delatado a sus compañeros ni se arrepienten de haber llevado a cabo su experiencia revolucionaria, aunque hoy la juzguen políticamente equivocada.Eso sí, Morucci y Faranda fueron, dentro de la columna romana de las Brigadas Rojas, el grupo que se opuso a que Moro fuese asesinado, pues ellos hubiesen preferido que, tras el interrogatorio hecho en los 55 días de su prisión, se le dejase en libertad, considerándolo más eficaz políticamente que su sacrificio total.

El deseo de quienes han ideado esta película es el de ayudar a esclarecer uno de los misterios más dramáticos de la República. Y se ha pensado que nadie mejor que dos de los protagonistas, ambos intelectuales, podrían contribuir a preparar la escenografía del filme. Menos convencidos están los abogados defensores. Temen que el hecho pueda empeorar la situación ya gravísima de sus imputados.

El ministro de Justicia, Mino Martinazzoli, por ahora se ha mostrado más bien liberal. Se ha limitado a decir que lo único que hace falta es que los magistrados den el permiso a los dos terroristas para colaborar con Liliana Cavani.

También Cavani se muestra por ahora más bien prudente: "Harán falta aún meses antes de empezar el rodaje, si es que logramos llevarlo a cabo", ha dicho como único comentario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 1984