Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfonsín participa en la campaña del referéndum sobre el canal de Beagle

El presidente de Argentina, Raúl Alfonsín, se ha visto obligado a intervenir directamente en la campaña a favor del al tratado de límites con Chile en la zona del canal de Beagle ante la posibilidad de que se registre un alto porcentaje de abstención, además de los votos negativos, tal como indican los primeros muestreos de opinión. La mayoría por el sí en la votación del próximo domingo está asegurada pero el Gobierno teme la abstención. Si el porcentaje de votantes no supera por lo menos el 60%, la consulta puede resultar un fracaso político.

El lunes, Alfonsín habló desde los balcones del palacio legislativo en la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Recuperando el tono pasional de su campaña electoral del año pasado, cuestionó la abstención en la consulta propuesta por el peronismo "porque si votan pocos se han de alegrar los partidarios de la violencia y la dictadura en la Argentina".

Los discursos públicos del presidente, que el miércoles fueron dos en un solo día, y en ciudades como Mar del Plata y Córdoba, distantes 1.000 kilómetros entre sí, se incorporaron a la intensa propaganda oficial por el sí al tratado que Chile y Argentina lograron en Roma, de acuerdo con la propuesta de la mediación papal. Los espacios de propaganda oficial se suceden en los cuatro canales de televisión de Buenos Aires y llegan a todo el país por las otras cadenas. La campaña se continúa en los telediarios -que transmiten los discursos íntegros del presidente-, las emisoras de radio, los periódicos y revistas y en carteles callejeros, que han cubierto toda la ciudad. En uno de ellos se reproduce una enorme granada de mano que contiene fotos de todos los personajes políticos y militares que apoyan el no, bajo un título que dice: "Desactívela". Entre ellos, aparece el controvertido dirigente peronista Herminio Iglesias.

Argumentos políticos

Raúl Alfonsín agregó al debate técnico del tratado una serie de argumentos políticos para evitar que la discusión se reduzca sólo a los términos de estricta conveniencia territorial del acuerdo, que los partidarios del no han criticado por las concesiones que otorga a Chile. En Córdoba, y ante unas 40.000 personas, el presidente aclaró que el significa, además, "trabajar para la integración económica con Chile y terminar con cualquier vaso comunicante del imperialismo británico en Latinoamérica".Sólo dos minoritarios partidos de izquierda, el Movimiento al Socialismo y el Frente de Izquierda Popular, han ordenado a sus afiliados una abstención militante, como la que propone el peronismo. Por el no se ha manifestado toda la derecha civil y militar.

La no obligatoriedad del voto y el método de consulta popular, inédito en Argentina, hacen imprevisible el volumen de abstención, aun cuando en las elecciones generales el promedio siempre ha sido bajo. La intervención del presidente en la campaña ha ampliado el alcance de la votación, que se ha convertido en una alternativa por el a toda la acción del Gobierno y la democracia o el no a la paz con Chile y al estado de derecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 1984