Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Penas de cárcel en Australia para los homosexuales que donen sangre

Tres bebés han fallecido en el Estado australiano de Queensland, al noreste del país, probablemente como consecuencia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Los tres niños nacieron prematuramente y recibieron sangre de un mismo donante. Un cuarto bebé que también recibió sangre del mismo donante, se encuentra en grave estado.El Gobierno de Queensland, al conocer los hechos, presentó un proyecto de ley en el Parlamento que castigará con penas de cárcel y multas de hasta 10.000 dólares australianos (1,4 millones de pesetas), a cualquier varón que haya mantenido relaciones sexuales con otro hombre en los últimos cinco años y done sangre.

La sangre transferida a los tres bebés procedía de un homosexual de 27 años, donante habitual. Los prematuros la recibieron en febrero. Uno de ellos falleció poco después, otro murió en septiembre y el último en octubre. Sin embargo, fue ayer cuando los médicos sospecharon del síndrome, al saber que la sangre procedía del mismo donante. Si bien aún no hay pruebas de la existencia del SIDA, en dos de los casos se han encontrado muestras del parásito pneu mocystis carinú, cuya presencia es casi sinónimo de él.

Aunque la muerte de estos tres bebés ha conmocionado al país sólo el Estado de Queensland ha dado urgentes pasos para penar la donación de sangre por parte de todo homosexual, incluso antes de que los análisis de laboratorio confirmen la existencia del SIDA. Un adulto que contraiga el síndrome puede tardar hasta cinco años en mostrar los síntomas de la enfermedad. En el caso de los bebés, en cambio, estos síntomas pueden aparecer mucho más rápidamente, al carecer sus cuerpos de sistemas de inmunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984