Pesimismo entre los médicos que trasplantaron un corazón de mandril a una recién nacida

La niña Baby Fae, a la que se ha trasplantado un corazón de mono mandril en el hospital de Loma Linda, en California (Estados Unidos), el pasado 26 de octubre, ha batido el récord de supervivencia. Otros cuatro casos de trasplante de corazón de un primate a un ser humano -efectuados en EE UU, Reino Unido y Suráfrica- fracasaron en menos tiempo del que lleva viviendo la pequeña Baby Fae. Sin embargo, el propio equipo médico que realizó el trasplante, se encuentra sumido en una gran controversia. Los cirujanos se preguntan si Baby Fae no ha sido un conejillo de indias, en tanto aumenta el pesimismo sobre el previsible corto tiempo de vida que le queda.

La clase médica norteamericana se halla dividida. La mayoría de los doctores del hospital de la Universidad de Linda Loma, donde se ha efectuado el trasplante, sueña con poder disponer en el futuro de miles de mandriles para poder llevar a cabo más operaciones de este tipo. Sin embargo, algunos integrantes del equipo de facultativos, que el pasado día 26 de octubre empleó más de cuatro horas en trasplantar un corazón de mono mandril a la pequeña Baby Fae, comienzan a preguntarse hasta qué punto la operación ha sido ética y plantean si la niña de 18 días no habrá sido el conejillo de indias de un gran experimento.Otros médicos norteamericanos recriminan al equipo que llevó a cabo la citada operación el que no se hubiera hecho todo lo posible para conseguir un corazón humano. La sociedad protectora de animales ha manifestado su protesta por la muerte del primate y han gritado en contra del trasplante en la puerta misma del hospital de Linda Loma. A consecuencia de las protestas de la Asociación protectora de Animales, varias patrullas de la policía vigilan con perros, día y noche, los alrededores del centro sanitario.

Reacción de la madre

Y mientras todo esto ocurre alrededor de la niña conocida con el seudónimo de Baby Fae, su madre, que ve que la recién nacida aún vive, les responde: "¿Pero de qué están hablando ustedes?". Un especialista en enfermedades cardiacas infantiles el doctor George Emmanouilides, asegura que las posibilidades de que la niña siga con vida más allá de un corto plazo son remotas. Mientras, Baby Fae, que nació con algo más de dos kilos de peso y una lesión mortal en el corazón, es cuidada por sus padres, ambos de California, que han querido mantener el anonimato sobre su identidad, e ingiere alimentos líquidos. La pequeña vino al mundo con una enfermedad denominada "síndrome cardiaco homeoplástico izquierdo", es decir, con la parte izquierda de su corazón, que bombea sangre a todo el cuerpo, atrofiada y sin posibilidades propias de desarrollarse.El doctor que ha dirigido la operación de trasplante, Leonard Bailey, realizada por 11 cirujanos especialistas, ha estado haciendo trasplantes de corazón entre corderos y cabras durante siete años. Este médico decidió que el corazón de un mono mandril era la mejor alternativa de trasplante para la niña que se estaba muriendo. Anteriormente, se realizaron otros cuatro trasplantes similares, y todos ellos fracasaron.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS