Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer contacto entre EE UU y España para limitar las exportaciones de acero

Una delegación del Gobierno norteamericano, encabezada por el negociador adjunto comercial del presidente Reagan, Light Hizer, llegó ayer a Madrid para establecer un "primer contacto" en las conversaciones previstas con España para autolimitar las exportaciones españolas de acero a Estados Unidos.

La delegación estadounidense se entrevistó ayer con representantes del Ministerio de Economía y Comercio, encabezados por el secretario general de Comercio, Guillermo de la Dehesa. La reunión fue seguida de un almuerzo, que tuvo como objetivo realizar "un intercambio de criterios sobre la negociación". El presidente norteamericano, Ronald Reagan, decidió durante el mes de septiembre abrir un proceso de negociación con los principales países exportadores de acero, con el fin, de establecer unos límites voluntarios en sus ventas de productos siderúrgicos en el mercado norteamericano.

Reducción de cuota

A raíz de una entrevista celebrada en Whashington el pasado 26 de septiembre con representantes españoles, el embajador adjunto para temas comerciales del presidente Reagan, Light Hizer, acordó viajar a Madrid para establecer el calendario de la negociación, que debe ser completada en un plazo de 60 días o, en caso contrario, la Administración norteamericana procederá a imponer cuotas unilaterales. La cuota del mercado siderúrgico norteamericano en manos de los extranjeros supera el 24,7% y debe ser reducida, según la orden, del presidente Reagan, al 18,5%. Debido a que Estados Unidos tiene acuerdos ya firmados con los países de la Comunidad Económica del Carbón y el Acero (CECA) y con Canadá, y ha completado uno con Suráfrica, debe ahora llegar a compromisos con España, Corea, Brasil, México y, previsiblemente, Japón.

Para España, que exportó 610.000 toneladas de acero a Estados Unidos en 1983, por un importe de 300 millones de dólares (más de 50.000 millones de pesetas), la cuota del mercado de que dispone es del 1,20% y, según todos los indicios, tendrá que ser reducida. Esta reducción será aún más sensible si se tiene en cuenta que las exportaciones siderúrgicas españolas a Estados Unidos registraron un aumento de más del 30% en los seis primeros meses de 1984.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de octubre de 1984