_
_
_
_
_

Chile y Argentina establecen un tratado sobre el canal de Beagle

Chile y Argentina llegaron ayer a una "plena coincidencia para la solución del diferendo en la zona austral" es decir, del contencioso sobre el canal de Beagle, según un comunicado de la Oficina de Mediación Pontificia.

El texto del comunicado señala que Ia Oficina de Mediación Pontificia tiene la satisfacción de informar que las delegaciones de Chile y Argentina, con la ayuda de la Santa Sede y sobre la base de la propuesta papal del 12 de diciembre de 1980, han logrado plena coincidencia para la solución del diferendo en la zona austral".El comunicado agrega que "con el objetivo de dar forma al tratado final que pondrá término definitivo a dicho diferendo, las delegaciones de ambos países continuarán su labor en Roma, asistidas por la Oficina de Mediación Pontificia".

"Las delegaciones de Argentina y Chile", termina el comunicado, "han reiterado en esta oportunidad su agradecimiento al Santo Padre por la ayuda inapreciable y permanente que les ha prestado y les sigue prestando para alcanzar un feliz éxito de la mediación".

Una fuente vaticana informó de que "el tratado final se terminará de escribir en una o dos semanas", y que, una vez aprobado en referéndum por Argentina, "se firmará en Roma, con la posible presencia de los ministros de Asuntos Exteriores de Chile y Argentina'.

Las negociaciones bilaterales para llegar a este pleno acuerdo se basan en la propuesta de mediación hecha al Vaticano por los dos Gobiernos en diciembre de 1980.

En su origen, el conflicto del canal de Beagle data de 1881, cuando Argentina y Chile firmaron un tratado por el que los chilenos obtenían la jurisdicción sobre el estrecho de Magallanes y la mitad occidental de Tierra del Fuego a cambio, según parece, de la renuncia chilena a toda reivindicación sobre la Patagonia argentina, pero sin dejar clara la nacionalidad de los tres islotes situados en el canal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En 1971, el presidente chileno, Salvador Allende, y el argentino, general Alejandro Lanusse, decidieron acudir al Tribunal Internacional de La Haya para que decidiera sobre el contencioso. En 1977, el fallo fue favorable a Chile y Argentina lo rechazó.

Solicitada la mediación del Vaticano, el Papa dio a conocer a los dos países sus propuestas para resolver el conflicto, inclinándose más hacia las tesis chilenas.,

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_